Noticias

Credobautismo Vs. Paidobautismo – CRISTIANISMO PARA ATEOS

¿Credobautismo Vs Paidobautismo?

             Los Bautistas y muchas iglesias evangélicas (credobautistas) creemos en dos ordenanzas; el primero es el bautismo y después la Santa Cena. Sin embargo, también están los paidobautistas (católicos y algunos protestantes de la reforma) que creen en el bautismo de bebés. El bautismo infantil (bautismo inconsciente) surgió durante el siglo 3 cuando el establecimiento de la jerarquía y la unión de la iglesia con el estado el catolicismo romano empezó a asumir un carácter legislativo que anulaba leyes antiguas y promulgaba otras nuevas que eran completamente desconocidas para las iglesias del Nuevo Testamento (David Rees, Infant Baptism no institution of Christ, 1734, preface, pag.5). Entre una de esas primeras leyes estaba el cambio del bautismo de creyentes por el bautismo de infantes y salvación por gracias por salvación bautismal la cual fue promovida por alguno de llamados padres de la Iglesia como Agustín de Hipona, Orígenes de Alejandría, Cipriano del Cartago y Gregorio Nacianceno. Luego se hizo obligatorio en el Concilio de Cartago (418) y por el emperador Justiniano (482-565).
              Mientras que según el historiador paidobautista, Ronald H. Nash, fue en la Edad Media donde nació la idea de que los bebés que morían sin bautizarse iban al infierno o un lugar conocido como limbus patrum (The Church: A Theological and Historical Account; 2016, the sacrament system) y lo que contradice la Biblia lo cual ensena que de los atles es el reino de Dios (Marcos 10:14; 2 Samuel 12:23; Deuteronomio 1:35 y 39). John Newton , Charles Spurgeon y los grandes teólogos de Princeton, Charles Hodge y B. B. Warfield, mantuvieron esta misma posición. Aunque el Código Justino establecía que cualquiera que rechazara el bautismo infantil podría ser castigado con pena de muerte siempre hubo cristianos (como los montanistas, novacianos, donatistas, valdenses y otros grupos anabaptistas) que la rechazaron desde su surgimiento y por motivo de consciencia. Como resultado fueron brutalmente perseguidos por la nueva “iglesia” imperial y luego por muchos protestantes (El Bautismo Extraño y los Bautistas de William Dudley Nevins y Waldenses, Encyclopedia Britannica). De hecho, John ycliffe aceptaba el bautismo de infantes al principio, pero luego lo rechazó al igual que muchos de los lolardos antes de la Reforma. Pero ¿qué es realmente el bautismo? Expliquemos sus tres partes más importantes:
              1. El Primer Acto. El bautismo consiste en sumergir en agua (no por rociamiento) a un creyente en el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y debe ser administrado por la iglesia la cual Jesús le dio la autoridad y la responsabilidad de preservarlo hasta el fin del mundo (Mateo 28:18-19 y 1 Corintios 11:2). ¿Por qué por inmersión? Primero porque según su definición o antigua terminología eclesiástica en los léxicos griegos la palabra “bautizo” significa inmersión, sumergir o hundirse. Así lo admiten historiadores, traductores, lexicógrafos del griego y hasta algunos teólogos paidobautistas como el mismo Juan Calvino en sus Instituciones (Vol. III p.491 Edic. de la Junta de Publicaciones Presbiterianas) y el distinguido presbiteriano, el Dr. George Campbell en sus “Notas” acerca de Mateo 3:2. Hasta en el periodo clásico de la historia de Grecia, Pindaro, Heráclito, Plutarco, Luciano, Hipócrates, Strabo, Josefo y otros usaron la palabra “bautizo” en ese mismo sentido (Historia de las Traducciones, por Lewis, p. 319 y “El Modo del Bautismo” del reconocido profesor y teólogo, Stuart, pág. 14).
              2. Candidato. La persona correcta para el bautismo debe ser creyente (Mateo 28:18-20; Marcos 16:15-16 y Lucas 24:46-47). Sin duda, el lenguaje de esta Comisión es claro, Mateo dice ensenado y haciendo discípulos se antecede al bautismo mientras que Marcos establece la necesidad indispensable de la fe antes del bautismo; y Lucas conecta el arrepentimiento y la remisión de pecados con la ejecución de la Comision. Por tanto, de acuerdo a esta Comisión, nadie, en obediencia puede bautizar a un incrédulo o un infante inconsciente pues el incrédulo no es un discípulo penitente y por supuesto que para el infante es imposible arrepentirse y creer en el evangelio.
             Está claro que los mismos discípulos de Jesús lo entendieron así pues lo pusieron de esa manera en práctica en el día de Pentecostés, es decir, primero predicaron el evangelio, la gente que lo recibió dijeron “¿Qué haremos?” Pedro les respondió, “Arrepentíos y bautícese cada uno.” (Hechos 2:38). Nadie razonable diría que el mandato de “arrepentíos” fuera aplicable a los infantes por lo que es obvio que el llamado de arrepentirse y a ser bautizados estuvo solo limitado a los que recibieron las palabras de Pedro. El trabajo de Felipe en Samaria también demuestra que la Gran Comisión fue restringido solo para los creyentes como candidatos para el bautismo pues la gente que “creyó a Felipe” que anunciaba el evangelio y que luego se bautizaron eran “hombres y mujeres.” (Hechos 8:12-17). Nada de bebés. En todos los casos de bautismo de familia se dice que primero recibieron, creyeron y luego fueron bautizados (Hechos 16:32-34, 40; 18:8; 1 Corintios 1:16 y 16:15). En otras palabras, todos confirmaron el hecho de que se requería que el discipulado fuera prerrequisito para el bautismo.  
              3. Propósito. El Bautismo no es un sacramento sino una ordenanza del evangelio y en cierto sentido ministerial que tiene como intención de que el cristiano haga públicamente su fe. ¿Por qué debemos ser bautizados? Porque Cristo lo ordena; para mostrar nuestra fe en el evangelio, para indicar el cambio de vida propio y formar parte (miembro) de la iglesia local donde es bautizado de la manera correcta (Mateo 28:18-19; Hechos 2:46-47 y Romanos 6:18).  Después de todo, el mismo Pedro definió el bautismo como “respuesta de una buena conciencia hacia Dios” (1 Pedro 3:21) lo cual elimina la idea de que el bautismo era administrado a los infantes también pues ¿qué clase de consciencia tiene un bebé que no habla? La consciencia no funciona antes de la responsabilidad. Por tanto, el bautismo a los infantes de ningún modo puede ser lo que Pedro afirma.
          Además, el mismo hecho de que el bautismo representa simbólicamente la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo y la muerte del pecador al pecado y su resurrección a la vida nueva se sigue que la inmersión en agua es la forma correcta del bautismo (Romanos 6:3-5; Colosenses 2:12; 1 Corintios 15:3-4 y 1 Pedro 3:21). Sin olvidar que también es una referencia anticipada de la resurrección del creyente (1 Corintios 15:29). En conclusión, la Comisión de Jesucristo en la forma en que se entendió y ejemplificó en el tiempo apostólico requiere el bautismo de creyentes y discípulos; y la prohibición terminante de otros, aunque sean adultos incrédulos o infantes inconscientes. Como dice el apóstol Pablo: “solo hay UN BAUTISMO” y es uno en la acción misma, y uno en el candidato para la acción. La ausencia de cualquiera de estos elementos invalida el bautismo.

Objeciones:

“El termino clásico griego baptizo es sumergir, pero tiene otro significado en el Nuevo Testamento”

             Sin embargo, quienquiera que sostenga este punto de vista tendría que responder lo siguiente: siendo que los escritores del Nuevo Testamento eran personas honradas, ¿Podrían usar el termino en forma diferente sin indicárselo a sus lectores? Claro es que no lo cambiarían, ni existe tampoco tal significado. Además, el mismo hecho de que el bautismo representa simbólicamente la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo y la muerte del pecador al pecado y su resurrección a la vida nueva se sigue que la inmersión en agua es la forma correcta del bautismo (Romanos 6:3-5; Colosenses 2:12; 1 Corintios 15:3-4;29 y 1 Pedro 3:21).

“En la Biblia se bautizan familias enteras (Hechos 10:48; 16:33; 18:8 y 1 Corintios 1:16) por ende el bautismo infantil es bíblico porque siempre hay niños en toda la casa.”

           En primer lugar, en ninguna parte de esos pasajes dice que en esas familias había recién nacidos por lo que están especulando algo que el texto no dice. Según la carga de prueba ellos tendrían que demostrar que en tales familias había bebes lo cual no pueden. Segundo, el apóstol Pablo dijo, “cree en el Señor Jesucristo y será salvo tú y tu casa” (Hechos 16:31) lo que implica que toda su familia tenía uso de la razón porque tenían que creer cosa que también se demuestra en el versículo 34. Un bebé no tiene la capacidad de creer por ende tanto la familia de Hechos 16 al igual que los otros no avalan el bautismo infantil ya que en todas se habla de creer, recibir la palabra, arrepentirse, bautizarse y regocijarse lo cual es característico de un adulto y no de un infante.

“Así como la Biblia no dice que los bebés se bautizaban tampoco dice que las mujeres tomaban la Santa Cena, pero eso no significa que no pueden hacerlo.”

             Esto es un argumento boomerang porque se puede usar el mismo argumento en su contra pues la Biblia tampoco dice que los infantes tomaban la Santa Cena. ¿Solo por eso los bebes deben tomar la Santa Cena? No, pues el bautismo tampoco. El argumento simplemente es refutado usando la misma lógica de los paidobautistas. Además, las mujeres forman parte de la categoría de creyentes y por tanto tienen la capacidad de examinarse a si mismas (1 Corintios 11:28) y recordar el sacrificio de Cristo tipificado en la Santa Cena (1 Corintios 11:24). ¿Y por qué no se le da la Santa Cena a los bebés? Pues por la misma razón, porque no tienen la capacidad creer, examinarse y recordar el sacrificio de Cristo. Por tanto, así como un bebé no puede participar de la Santa Cena porque no cumple con estos requisitos sino solo los creyentes (credo comunión) tampoco pueden participar del bautismo sino solo los creyentes (credo bautismo)

“Pero la Biblia dice que “en Moisés todos fueron bautizados en la nube y en el mar” (1 Corintios 10:2) lo cual incluye niños. Por tanto, los niños fueron bautizados al cruzar en medio del Mar Rojo junto con Moisés y por eso deben ser bautizados.”

             Esto es una falacia non sequitur pues el hecho de que hombres, mujeres y niños cruzaron el Mar Rojo como tipo del bautismo no significa que los bebés deben participar del bautismo, es decir, no todo lo que cruzó a través del Mar Rojo debe ser bautizado pues hasta los caballos, ovejas, burros y otros animales también pasaron. ¿Solo por eso los animales deben ser bautizados? Si dicen que no entonces caen en otra falacia llamada término medio no distribuido. Por tanto, Pablo se refería a que todos fueron consagrados al reconocer públicamente la dirección y autoridad de Moisés.

“Pero el pacto de Abraham demuestra que en el antiguo pacto los niños debían ser circuncidados pero ahora en el nuevo pacto la circuncisión fue reemplazado por el bautismo. Por tanto, los padres cristianos deben llevar a sus hijos a la nueva circuncisión, es decir, el sacramento del bautismo.”

             El problema con este argumento es que ignora que el paidobautismo no es una ordenanza apostólica y muchos historiadores y eruditos paidobautistas como Philip Schalf (History Of the Christian Church, Vol II; 73. Bautismo infantil), Casiodoro de Reina, Heinrich Agust Wilhelm Meyer, August Neander y otros lo admiten. Hasta el mismo Martin Lutero admitió que el paidobautismo no tiene fundamento bíblico (Luther Work, Vol. 40, 255-256) pero trataba de justificarla con la tradición o mejor dicho apelando a la falacia de la tradición. El popular apologista cristiano R.C Sproul (paidobautista) también admitió perder un debate sobre este tema del bautismo con el pastor John MacArthur (credobautista).

Muchos presbiterianos saben que su paidobautismo no es bíblico por lo que recurren s los llamados padres de la Iglesia. ¿Pero demuestra La Patrística el paidobautismo?

            No. Al contrario, en las obras de Los Padres Ante-nicenos y durante el 1 y 2 siglo no hay ninguna palabra en favor del bautismo de los infantes. Entre estos escritores están el más antiguo de los Padres latinos, Tertuliano (160-220) en “Sobre el bautismo, cap. 17”, Justino Mártir (114-168) en su “Apología I, cap.61”, Ireneo y el Pastor Hermas (siglo II) testifican que solo los que creen deben ser bautizados. (Libro I, Visión 3, cáp. 7 Y Ante-Nicene Fathers, Vol. 3, pag.678). Justino por ejemplo enseñó que sólo los que han sido hechos de nuevo en Cristo y creen las doctrinas de Él deben ser bautizados, y que todas las aguas del mar no pueden quitar los pecados (Págs. 106, 200, 257). El bautismo según Tertuliano es una figura de la resurrección y una profesión publica de nuestra fe en Cristo (Ante-Nicene Fathers, pág. 94). Hasta la persona que escribió La Didaché (siglo II) habló mucho del bautismo, incluyendo la temperatura del agua pero no dice nada de un bautismo infantil mientras que la Epístola de Bernabé (siglo II) también afirma sobre el bautismo que “Descendemos al agua cargados con nuestros pecados e inmundicias y nos levantamos de ella dando frutos en el corazón reposando nuestro temor y esperanza en Jesús en el espíritu.” (Epístola de Bernabé 11).
               Además, ¿cuál de los padres de la iglesia del primer o segundo siglo fue bautizado en su infancia? Como dice el erudito patrístico, John Newman, NINGUNO (John Neman Davidson Kelly, The Story of John Chrysostom, Ascetic, Preacher, Bishop; 1995, pag 5). De hecho, Agustín de Hipona, Juan Crisóstomo y sus amigos Rufino y Heliodoro (Jerome, The Early Church Fathers, 2002, pag 2), Gregorio de Naciancero, Ambrosio, Jerónimo en su epístola 78, Epifanio de Salamina y su hermana (Historia del Bautismo, pág. 578. Vicecom., lib. 1, cap.30) y la gran mayoría de los antiguos teólogos dan testimonio de que no fueron bautizados por sus padres cristianos cuando eran bebes sino en una edad madura (Martyrs Mirror, pag 166-170; Historia del Bautismo de P.J. Twisck, p. 335 y 374; H. Montanus, Nietigh., pags 74 y 75 y P.J. Twisck, Chronjk Van Den Ondergank Der Tyan-nen, 4th and 5th Book, pp 136 y 137). Hasta Agustín de Hipona quien luego quedó infectado por la falsa doctrina del bautismo infantil y salvación bautismal no fue bautizado por su madre cristiana Mónica cuando era un bebé sino en su adultez (aproximadamente 30 o 32 años). Lo mismo con su hijo Adeodato y su mejor amigo Alipio. Hasta historiadores paidobautistas (reformados) que han revisado la doctrina patrística como Heinrich August Wilhelm Meyer, Augustus Neander, Philip Schalf y David F. Wright admiten que el paidobautismo surgió gradualmente en la época post-apostólica pero que al principio los cristianos se bautizaban como una profesión de fe y que “como resume útilmente Leithart: “las primeras liturgias bautismales (…) se construyeron sobre presuposiciones bautistas incluso cuando se incluían niños.” (What has infant baptism done to Baptism?, 2005, págs. 7-8 y History Of the Christian Church, Vol II; 73. Bautismo infantil).

¿Pero no dijo Policarpo antes de morir que sirvió a Dios por 86 años y por ende fue bautizado en su infancia?

             En primer lugar, no hay prueba de que Policarpo murió a los 86 años y además ¿de qué forma un bebé sirve a Jesús? ¿Gateando y gritando en la iglesia? Como si fuera poco, los documentos del siglo III conocido como los fragmentos de Harris dice que Policarpo murió a la edad de 104 años por lo que si hacemos la matemática, 104 – 84 = 18. Por tanto, se puede concluir que Policarpo fue bautizado durante su juventud. Esto también lo confirma el historiador reformado, Philip Schalf (History of the Christian Church, Vol. II; 73).   

Algunos paidobautistas dicen que Jerónimo defendió el bautismo de infantes en un dialogo contra Pelagio en donde Critóbulo interroga y el otro Atticus responde. Critóbulo pregunta: “¿Por qué los niños son bautizados?”, Atticus responde, “Para que sus pecados sean perdonados en el bautismo” “¿Por qué? ¿Qué pecados ellos han cometido?” pregunta Critóbulo. Atticus responde, “¿Me preguntas a mí? Dejad que las trompetas evangélicas te respondan.”

             Sin embargo, hay algunos problemas con este argumento. En primer lugar, se duda que dicho dialogo haya sido producido realmente por Jerónimo la cual tenemos bastante razón para dudar puesto que el estilo y materia no concuerda con los escritos de Jerónimo, principalmente en los que habla del bautismo. Es posible que su verdadero autor haya interpolado su propia opinión en sus escritos, así como hay otros escritos sobre el bautismo de infantes que también han sido falsamente atribuidos a Dionisio Areopagita y que hasta los paidobautistas de Magdeburgo han admitido (H. Montanus, págs 7-9; Centur. 1, cap.2. y Jac. Mehrning, Bapt. Hist., 170, 177, 293, 341.).
            Además, aun si se pudiera probar que dicho dialogo viene de la pluma de Jeronimo no se podría demostrar que Jerónimo sostenía el punto de vista de Critóbulo o el de Atticus sobre el bautismo de infantes. Toda persona razonable sabe que los libros que están escritos en forma de diálogos no siempre reflejan las creencias de su autor. Después de todo, ya se ha demostrado que Jerónimo creía y recomendaba el bautismo de adultos y que a pesar de haber nacido en un hogar cristiano no se bautizó como hasta los 30 años. ¿Por tanto, como podría defender el paidobautismo si el mismo se opuso a ello a través de la doctrina y su ejemplo? (Erasmus, Grondig Bewis, carta A., Mart. Ball., fol. 102).

En cuanto a Agustín de Hipona algunos paidobautistas dicen que la razón por la que su madre cristiana Mónica no lo bautizó en su infancia era porque su padre era pagano y que no quería que fuera bautizado y que luego se tardó en bautizarse porque no se convirtió al cristianismo hasta la edad de 32 o 33 años y que lo mismo ocurrió con Alipio y su hijo Adeodato, quien tenía entonces quince años.

           Sin embargo, hay varios problemas con este argumento, en primer lugar, en ninguna de las Confesiones de Agustín se dice que su madre no lo pudo bautizar en su infancia porque su padre pagano (Confesiones, 8 y 9, Libro, cap. 6). De hecho, quiso bautizarlo durante su juventud, pero lo pospuso debido a sus frecuentes enfermedades y por temor a que se apartara de la fe por tentaciones juveniles. Por tanto, si Mónica lo hubiese bautizado en ese momento pues lo había educado en la fe cristiana aun así hubiese contado como un bautismo de adultos (credobautismo), incluyendo el día que fue bautizado pues Agustín dice en sus confesiones que primero declaró su fe en Cristo antes de bautizarse. Lo mismo se puede decir de Adeodato y Alipio quienes fueron entrenados antes de bautizarse los cuales siguen siendo ejemplos de un credobautismo y no un paidobautismo.  
              Segundo, para el tiempo de Agustín de Hipona ya el catolicismo romano se había instituido como la religión oficial del imperio romano por tanto si el bautismo infantil ya se practicaba entonces Mónica no hubiese tenido ningún problema con las autoridades en bautizar a Agustín si eso era lo que realmente creían y tampoco con su marido pagano pues el bautismo de infantes también fue practicado por los paganos griegos y romanos (Enciclopedia Americana, 1990; Eliade, ENCYCLOPEDIA OF RELIGION (1987 y NCYCLOPEDIA OF RELIGION AND ETHICS, 1958). Al contrario, Patricius Aurelius (padre de Agustín) era el que se hubiese metido en problemas si se hubiese opuesto a tal ley. De hecho, hasta el mismo emperador Constantino quien fue un pagano que supuestamente se convirtió en cristiano se bautizó al final de sus días pues en aquel tiempo los únicos que estaban opuesto al paidobautismo eran los cristianos credobautistas. No los paganos.      
              Por último, si esto no es suficiente y todavía se pregunta si Mónica no bautizó a Agustín en su infancia porque su padre pagano no estaba de acuerdo o porque Mónica era credobautista basta con mirar el resto de los padres de la iglesia del primero y segundo siglo de la era cristiana y cuyos padres también fueron cristianos y veremos que todos fueron bautizados en una edad mayor porque sus padres cristianos eran credobautista y no paidobautista. Eso es algo que hasta historiadores, teólogos y eruditos paidobautistas (reformados) como Philip Schapf y David F. Wright lo admiten.  De hecho, según Jacob Mehrning y H. Montano, la madre de Agustin (Monica) tampoco fue bautizada en su infancia sino en su adultez (Historia del Bautismo de Jacob Mehrning, pags 363-364 y H. Montano, Nietigh., pags 71-72).
             Lamentablemente, aunque el mismo Agustín, su madre Mónica, su querido hijo Adeodato y su mejor amigo Alipio confirmaron el credobautismo con sus ejemplos luego apostató al bautismo infantil convirtiéndose fanáticamente en un principal defensor. Como ocurrió cuando se enfrentó a los donatistas. Según el famoso historiador católico, Beda el Venerable (672-735) Agustín trató de convencerlos de que el bautismo infantil era una doctrina cristiana, pero cuando los donatistas le preguntaron que lo demostrara con las Escrituras y al ver que no podía les dijo que le bastara con que la Iglesia Católica lo enseñara. Luego los amenazó con la muerte y así sucedió (Bedes, Ecclesiastical History of England, Libro II, cap. 11).

¿Pero y que hay de Ireneo?

            Otros creen que cuando Ireneo habla de regenerar habla de bautismo. Sin embargo, ambas palabras no significan lo mismo y además Ireneo nunca habla en sus escritos sobre bautismo de bebés sino que solo habla de que la obra redentora de Cristo se extiende a toda persona. De hecho, creía que los bebés eran salvos por su inocencia y por ende no era necesario su bautismo en agua [Contra Herejías, 4:28:3]

Hipólito de Roma (170-235)

            Algunos paidobautistas citan la Tradición Apostólica 3:5 de Hipólito de Roma (170-235) como apoyo del bautismo infantil porque menciona “niños” bautizándose. Sin embargo, muchos eruditos (incluyendo el Profesor Hendrick F. Stander y Johannes P. Louw) dudan de su autenticidad (Baptism In The Early Church, 2004 pág. 77-78). Aun si fuera autentica ¿por qué tendríamos que creer que los “niños” mencionados ahí son recién nacidos?  

Fuentes:

El Bautismo Extraño y los Bautistas de William Dudley Nevins

-Martyn Lloyd-Jones y el bautismo infantil (Credobautista)

https://theologicalmeditations.blogspot.com/2009/08/martyn-lloyd-jones-was-credo-baptist.html

Bautismo, Charles Spurgeon (Credobautista)

https://www.gracegems.org/C/baptism_spurgeon.htm

-Debate entre R.C Sproul (Paidobautista) y Jhon Macarthur (Credobautista)

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar