Cristianos vs Ateos

Cristianismo crece en Albania: había sólo 16 cristianos en el país, y hoy llegan a 17 mil

Después de 40 años de ateísmo estatal durante el régimen comunista, cuando el Evangelio fue prohibido y las Biblias necesitaban ser introducidas de contrabando por el mar, hoy el país tiene unos 17,000 evangélicos.

En la década de 1980, Albania estaba siendo devastada por el comunismo, ubicándose como el tercer país más pobre del mundo. Los albaneses sufrieron escasez de alimentos básicos como leche y pan, electricidad y medicinas. 

Tener una religión estaba prohibido y poseer una Biblia podía conducir a cinco años de prisión. El gobierno adoctrinó a la población a través de la televisión estatal y el país se ubicó entre los tres países más cerrados del mundo, junto con Corea del Norte y Mongolia.  

Según The Gospel Coalition, el gobierno dictatorial de Enver Hoxha tomó el poder después de la Segunda Guerra Mundial y en 1967 declaró a Albania el primer estado ateo del mundo. Antes del comunismo, el país estaba formado por una mayoría musulmana, seguida por los ortodoxos griegos y los católicos romanos.

En ese momento, había una pequeña comunidad evangélica con unos 100 cristianos, la mayoría de los cuales participaban en una misión bautista en la ciudad de Korce. Pero con la llegada del gobierno comunista de Hoxha, todos los misioneros estadounidenses fueron expulsados ​​del país. Durante los siguientes 50 años, no se permitió la entrada de misioneros extranjeros en Albania.

El gobierno comenzó a perseguir a los líderes religiosos y cientos fueron torturados, encarcelados durante décadas y obligados a trabajar en minas y alcantarillas. Cuatro sacerdotes franciscanos fueron quemados vivos por verdugos comunistas. Las iglesias y mezquitas se convirtieron en fábricas.

Con las fronteras cerradas, nadie podía entrar en Albania para predicar el Evangelio. Así que las organizaciones comenzaron a contrabandear Biblias como podían

Después de la Segunda Guerra Mundial, algunos soldados estadounidenses sobrevolaron el país y lanzaron Biblias en paracaídas. En 1985, un barco de la Operación Movilización, una organización misionera, ancló lo más cerca que pudo de la costa albanesa, pero permaneció en aguas internacionales.

Luego, la tripulación arrojó copias del Evangelio de Marcos, traducidas al albanés, por la borda en grandes bolsas de plástico herméticas, que se llenaron de aire para que flotaran en el agua. Con la marea, las Biblias llegaron a la orilla. 

Los primeros misioneros que llegaron a Albania, después del fin del comunismo, se encontraron con una gran hambre de Jesús, con muchos albaneses sedientos de escuchar el Evangelio.

Dom recuerda haber conocido a tres jóvenes en la playa en su primer viaje que le preguntaron si podía hablar de Jesús. “Hace cinco minutos, estábamos hablando y dijimos: ‘Tenemos que encontrar a alguien que nos hable de Jesús’”, dijo Leonard, uno de los jóvenes.

El misionero Mansfield le preguntó cómo sabían, preguntar acerca de Jesús después de 40 años de ateísmo estatal. Leonard dijo que trabajaba para la guardia costera y un día encontró una bolsa con el Evangelio de Mateo en la playa.

De 16 a cientos de cristianos albaneses

“Tuvimos lo que Jonathan Edwards llamaría una ventana de gracia. Durante unos cinco años, si simplemente predicaras el Evangelio, tendrías 300 personas en la iglesia el próximo domingo. La gente tenía mucha hambre y las iglesias crecían rápidamente”, recordó Albert Kona, un cristiano albanés que aceptó a Jesús en ese momento.

En tres décadas, casi todas las poblaciones ateas de Albania habían adoptado alguna religión. En 2018, los ateos se redujeron a menos del 1% en el país. Hoy, según el Proyecto Josué, hay aproximadamente 17.000 creyentes albaneses.

Aunque el número no representa el 1% de la población, la tasa de crecimiento evangélico en el país (4,6%) es casi el doble de la tasa del resto del mundo (2,6%).

“Aún somos pequeños y no somos significativos a los ojos de este mundo. Pero tenemos un gran Dios y lo adoramos. Sabemos que él edificará su Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”, dijo Andi Dina, líder de una iglesia local en Albania.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar