Noticias

El Lado Oscuro de Madre Teresa – CRISTIANISMO PARA ATEOS

El Lado Oscuro de Teresa de Calcuta

“Pues no hay nada oculto que no haya de ser manifiesto, ni secreto que no haya de ser conocido y salga a la luz.” – Lucas 8:17

          La llaman “el Ángel de Misericordia” o la compasión encarnada. Se trata de Agnes Gonxha (mejor conocida como Madre Teresa de Calcuta). Creo que nadie puede negar que ella y sus hermanas misioneras ayudaron a muchos pobres, moribundos y enfermos de la India.Sus contribuciones de caridad hasta se volvieron globalmente elogiadas en los 80 y 90. De hecho, en vida Teresa de Calcuta recibió muchos galardones como el premio Nobel de la Paz y es considerada como uno de los héroes humanitarios de la Iglesia Católica Romana. Por tal razón estaba siempre en los medios de comunicación. Para el público occidental, Teresa de Calcuta era tan santa que algunos que donaban para su obra lo hacían con el pensamiento de que estaban acumulando tesoros en el cielo (o como una forma de indulgencia medieval). Entonces ¿cuál es el problema con ella? ¿Acaso es posible que todo lo que la gente cree que sabe de la Madre Teresa sea mentira? Si lo es entonces esto no debería sorprender a nadie pues muchos de nosotros tanto católicos como protestantes han admirado a “Santo” Agustín de Hipona y “Santo” Tomás de Aquino (llamado "Doctor Angélico" pero que de angelical no tenía nada) para luego descubrir que ambos promovieron la persecución de “herejes” y otras falsas doctrinas. Pero ¿y qué hay de la Madre Teresa de Calcuta?
        La controversia sobre ella viene mayormente a que Teresa de Calcuta tenía una extraña forma de cuidar al enfermo, sus contactos políticos eran cuestionables y su manejo sospechoso de los millones de dólares que ella y sus monjas recibían para hacer lo que ella llamaba la “obra” de Dios. En otras palabras, el problema es que sus pacientes en la India nunca recibieron la suficiente atención médica que realmente necesitaron y que a pesar de que ella recibía grandes sumas de dinero de gente rica de alrededor del mundo nunca hizo un buen trabajo. De hecho, unos miembros de Forbes (revista especializada en el mundo de las finanzas) llegaron a visitar las facilidades de Madre Teresa en el 2010 y dijeron estar sorprendidos de sus deficientes condiciones, la negligencia y la falta de profesionales pues la mayoría de sus voluntarios era gente sin entrenamiento y sin experiencia. De hecho, en 1994, Robin Fox, editor de la prestigiosa revista médica inglesa, The Lancet, el periodista británico de la BBC, Malcom Muggeridge y el reportero Donald Maclntyre quien visitó tales lugares de manera encubierta también reportaron lo mismo. 
           Sus “casas para enfermos” (como ella llamaba) hasta fueron calificados por los médicos (incluyendo los doctores de la Organización Mundial de la Salud) que las visitaron y trabajaron en ellas en la ciudad de Calcuta como "Casas de la muerte " o de "Morgues". En el marco de la OMS hubo denuncias de que las " Casas " eran lugares de epidemias de toda suerte de enfermedades. El médico inglés Jack Preger que trabajó una vez en el hogar para moribundos también opinaba lo mismo. Uno de los primeros documentales en criticar el trabajo de Madre Teresa fue uno del 1994 llamado “Ángel del Infierno” de Aroup Chatterjee quien es un médico que vive ahora en Londres y que nació y creció en Calcuta. Chatterjee, después de trabajar por años en todo lo relativo al mito de Madre Teresa, condujo una investigación en Situ, entrevistando personalmente a numerosos testigos y dijo que “Donde quiera que buscaba solo encontraba mentiras. Por ejemplo, la mentira acerca de las escuelas. La Madre Teresa frecuentemente decía que ella dirigía una escuela en Calcuta para más de 5.000 niños. ¿Cinco mil niños? Habría sido la escuela más grande de toda la India. ¿Dónde está esa escuela? Yo no he podido encontrarla, ni conozco a nadie que la haya visto nunca.” Chaterjee también cita a la Madre Teresa, quien solía decir, “No somos doctoras, no somos maestras, no somos trabajadoras sociales. Somos religiosas, somos religiosas, somos religiosas” y sin embargo, ella es considerada como una de las personas más humanitarias del mundo y como una mujer santa que dedicó su vida a los pobres. Nada más alejado de la verdad.

         Según Chatterjee, la Madre Teresa ignoraba los protocolos de la salud lo cual explicaba la situación degradante e inhumana de sus casas de acogidas por lo que siempre se preguntaba (al igual que muchos otros) que si los servicios nunca mejoraron entonces ¿cómo es que tanto dinero hiciera tan poco y a dónde iba todo ese dinero que ella recibía? Nadie sabe pues Teresa de Calcuta siempre se mantuvo en silencio hasta su muerte sobre el tema y está guardado como un secreto de estado por el Ministerio de Finanzas de la India, encargado de supervisar a las organizaciones de caridad, probablemente para no enemistarse con el poderoso Vaticano. Aunque otros, como el periodista italiano, Gianluigi Nuzzi, la musita polaca que fue Misionera de la Caridad durante cinco años, Eva Kolodziej y la escritora de la biografía oficial de la Madre Teresa, Kathryn Spink, afirman que quizás fue destinado a las arcas del Vaticano, la cual han usado para el mantenimiento de sus propias iglesias y para promover el proselitismo mientras que los pacientes de la Madre Teresa seguían en estado precario, sin remedios y sin el cuidado necesario.

           El profesor Serge Larivee, Carole Senechal y Geneviève Chenard, de la universidad de Ottawa y Montreal, Canadá también testificaron que muchos enfermos eran simplemente amontonados en el suelo esperando que la muerte llegara (“Madre Teresa: The Final Verdict”, de Aroup Chatterjee y “The Original Sin, Mother Teresa was believed to have” de Gianluigi Nuzzi). Algunos de los pacientes eran soltados de las facilidades sin ninguna guía de cómo sobrevivir por lo que terminaban casi siempre de vuelta. Según se desprende de un estudio de estas universidades canadienses, y del que se hace eco el diario del mismo país Udem Nouvelles, el mito de altruismo que rodea la figura de Agnes Gonxha, como se llamaba realmente, no se correspondería con la vida de una mujer que podría no haber sido tan santa como se ha dicho hasta ahora. El periódico británico “The Guardian” también describió el hospicio de la Madre Teresa como “una desorganizada forma de asistencia negligente” y la revista alemana Stern intentó hace unos años conseguir la información, pero el Ministerio rechazó la solicitud arguyendo que era “información clasificada”. No conforme con eso, Stern intentó averiguar el estado financiero de la organización en Alemania donde tiene 6 ramales. “NO es asunto que le concierna a nadie el saber cuánto dinero tenemos”, dijo el jefe de las operaciones de la orden en Alemania. Pero la verdad siempre acaba por saberse. 
            María Tingekhoff, una voluntaria alemana que tuvo el manejo contable de la organización en 1981 recuerda: “Solíamos obtener el a menos 3 millones de marcos anuales”. Pero la Madre Teresa nunca confió por completo en los auxiliares seglares, “Por supuesto que ignoro cuánto dinero realmente ingresó en los años posteriores, pero deben haber sido fácilmente varias veces esa cantidad de 3 millones. La anciana monja siempre se mostró muy complacida por los donativos alemanes.” Susan Shields (antes la Hermana Virgen) que trabajó en los hogares de acogida de la Madre Teresa dijo: “El dinero no se usaba indebidamente, pero la mayor parte no se usa. Cuando hubo hambruna en Etiopía. Una vez le pregunté a una hermana que estaba a cargo de las cuentas, si debería hacer cheques para enviarlos allá. Pero la hermana me contestó que “NO, nosotras no enviamos dinero a África”. En la mente de las hermanas, las finanzas son camino de una sola vía. Para ellas, recibir es más sagrado que dar. En otra ocasión, las hermanas preguntaron a la monja superiora si podrían comprar el pan. Ella dijo, “Ni pensarlo…somos una organización pobre” esa fue la respuesta. Así que, al final del día los pobres no recibieron su pan”, dice Shields, que muchas veces comprobó casos similares. 
          Desde luego, las Misioneras de la Caridad siempre tuvieron dinero más que suficiente no sólo para construir una buena cantidad de orfanatos en Calcuta, sino para ayudar a miles de huerfanitos que luchan por sobrevivir en las calles de Calcuta, Bombay y Nueva Delhi. Sin embargo, ahorrar era la filosofía de la Madre Teresa. No se permitían ordenadores, máquinas de escribir o fotocopiadores, las que aun cuando son generosamente donadas, no se permitían su instalación. Para llevar la contabilidad, las hermanas usan libretitas escolares, en las que apuntan con lápiz amontonadas cantidades hasta que se llena. Entonces las borran y vuelven a usar las libretas. Para operar como un sistema eficiente de caridad, hubiera sido inteligente entrenar a las monjas para convertirse en enfermeras, maestras, o administradoras. Pero las Misioneras de la Caridad nunca fueron entrenadas para nada más que para ser monjas religiosas. 
         Otro testigo ocular del escándalo lo fue Pannala Manik quien nació hace más de 60 años en el barrio pobre de Rambagan, que con sus 300 años de existencia es el más antiguo de Calcuta. Lo que Marik ha logrado, muy bien puede ser calificado como un auténtico milagro. Ha contruido 16 edificios de departamentos en medio de la miseria, proporcionando un espacio para vivir a 4.000 personas. El dinero para los materiales de construcción, equivalentes a 16.000 dólares por cada edificio de departamentos, fue solicitado insistentemente por Manik a la Misión Ramakrishna, una organización hindú de caridad, la más grande de asistencia social en India. Los habitantes de esa villa de miseria construyeron con sus propias manos los edificios. Esto ha pasado a convertirse en un modelo para toda la India. ¿Qué colaboración obtuvo este hombre de la Madre Teresa? Manik dijo, “Fui a verla tres veces. Pero ni siquiera quiso escuchar lo que tenía que decirle. Todos en el mundo saben que las hermanas tienen muchísimo dinero ¡pero nadie sabe lo que hacen con él! No entiendo por qué ustedes, gente occidental educada, ha hecho una diosa de esta mujer”. No es extraño que en Calcuta existan cerca de 200 organizaciones de caridad ayudando a los pobres. Lo que extraña es que las Misioneras de la Caridad de la afamada Madre Teresa, no se hallen dentro de las mayores colaboradoras en servicios de caridad, lo que contradice la imagen pública mundial de la organización.
            Algunos críticos también creen que Teresa de Calcuta y algunos de sus voluntarios solo usaban a los pobres de la India porque tenían el llamado complejo de la “salvadora blanca”, es decir, el afán de despertar la admiración de sus seguidores con sus experiencias con gente de piel morena mostrando así una falsa compasión o el “héroe” ególatra con sentimientos de superioridad natural que acude a salvarlas. Por eso muchos sostienen que, si una persona siente la necesidad de contribuir a que una población del tercer mundo esté en mejores condiciones, lo que debe hacer es combatir las políticas de sus gobiernos que la empobrecen y no solo a construir dando alimentos y atención médica. Esto es algo que no hizo la Madre Teresa pues es sabido que tuvo muchos amigos políticos que eran corruptos (así como el papa Francisco los tuvo con Fidel Castro y Nicolás Maduro) pues su imagen de viejita frágil cuidando de enfermos de otra religión en un país devastado por el hambre y la miseria era una excelente propaganda para políticos y religiosos influyentes. De hecho, tras recibir millones de dólares del dictador sanguinario François Duvalier en Haití sólo envió oraciones a la India. Se desconoce qué fue del dinero. Tras las inundaciones en la India y la explosión de una planta de pesticidas en Bhopal, solo ofreció numerosas oraciones y medallas de la Virgen María, pero en ningún momento envió una ayuda monetaria directa, pese a que su fundación ya contaba con importantes recursos. 
         Para Larivee, lo que Madre Teresa realmente puso en práctica en la India fue su creencia de que el sufrimiento humano es fundamental para la salvación y que los enfermos estaban más cerca del cielo y de Cristo. En vez de aliviar el sufrimiento lo glorificaba diciendo que era la voluntad de Dios. Quienes llegaron a pensar que la Madre Teresa quería cambiar el mundo reduciendo el sufrimiento o combatiendo la pobreza simplemente se equivocaron pues la pobreza y el dolor eran casi como una ambición o un logro para ella, y esta misma visión la impuso a quienes tenía a su cuidado. Ya con fama mundial, la fundadora de la orden tuvo plena conciencia de los malentendidos sobre los cuales su fama se habían construido. Aun así ella misma escribió estas palabras que colgó en el Hogar de la Madre, en Calcuta: “Decidles que no estamos aquí para trabajar, estamos para Jesús. Somos religiosas por encima de todo. NO somos trabajadoras sociales, no somos maestras, no somos doctoras, somos monjas”. En otras palabras, la situación deplorable de sus facilidades nunca se debió a falta de dinero, pues la Fundación creada por la propia Agnes Gonxha había recaudado millones de dólares sino porque pensaba que así Dios lo quería. 
           Por tanto, el problema más bien resultó ser su particular concepción cristiana sobre el sufrimiento y la muerte. Ella misma dijo que “hay algo hermoso en ver a los pobres aceptar su suerte, sufren como la Pasión de Cristo. El mundo gana mucho de su sufrimiento.” Teresa hasta llegó a decirle a sus pacientes que había piedad en el dolor en vez de tratarlos o curarlos. Por eso muchos dicen que Teresa de Calcuta no era realmente amiga de los pobres sino de la pobreza pues ella misma dijo que el dolor era un regalo de Dios para la purificación. De hecho, era una firme creyente del Purgatorio (idea que sostiene que hay que sufrir para purificarse y así poder entrar en el reino de los cielos) pues ella y sus hermanas se pasaban rezando el Rosario para sacar a las pobres almas que estaban en dicho lugar de tormento imaginario. Algunos dicen que ella también sufrió mucho y que al parecer no se gastaba el dinero que recibía en sí misma pues siempre se mostraba con apariencia sencilla. Sin embargo, su cuenta en el banco del Vaticano dice lo contrario y cuando se enfermaba siempre era atendida por los mejores doctores y tratamientos para tratar su propia salud (“Madre Teresa: The Final Verdict”, de Aroup Chatterjee y “The Original Sin, Mother Teresa was believed to have” de Gianluigi Nuzzi). Así lo explica también el profesor Larivée, que junto a Genevieve Chenard, ambos pertenecientes a la Universidad de Montreal, y a Carole Sénéchal, de la Universidad de Ottawa, publicaron sus estudios académicos en la revista Studies in Religion/Sciences religieuses. Como resultado, los tres investigadores recopilaron 502 documentos sobre la vida y obra de la Madre Teresa. Después de eliminar 195 copias, consultaron 287 documentos para llevar a cabo su análisis, que representan el 96% de la literatura sobre la fundadora de la Orden de las Misioneras de la Caridad (OMC). Aseguraron que mientras los pacientes de Teresa de Calcuta nunca disfrutaron de los mejores servicios médicos, ella, en cambio, era atendida por los mejores médicos en los hospitales modernos de Estados Unidos. Los investigadores canadienses, después de examinar más de 500 documentos, comprobaron que los presuntos altruismo y generosidad de Madre Teresa no pasaban de fantasía vendida como verdad por la prensa internacional.
        Sin olvidar que un hecho poco conocido es que la misionera llegó hasta encubrír a un sacerdote pedófilo, el ex jesuita Donald Mcguire, quien era amigo suyo en 1993. Pero en los años siguientes, ocho otras reclamaciones de pedofilia fueron presentadas por fieles a la iglesia y a las autoridades. Y Mcguire terminó condenado a 25 años de prisión. Ella, así como la gran mayoría de los "santos" católicos, tiene una historia negra que fue meticulosamente oculta con fines oscuros. También es interesante saber que en su propio diario privado Madre Teresa de Calcuta admite que dudaba de la fe, que llevaba un vacío espiritual en su interior y que tenía un lado oscuro. Quizás el problema del mal (o la carga de consciencia) que vivió en carne propia en la India y sus frecuentes enfermedades la hicieron cuestionar la existencia de Dios hasta el punto de que tuvo que ser exorcizada por órdenes del arzobispo de Calcuta, Henry Sebastian D’Souza y el sacerdote Rosario Stroscio. Esto es raro pues ¿puede un verdadero cristiano estar endemoniado? Principalmente esta diminuta y aparentemente inofensiva monjita quien hasta después de su muerte fue canonizada como una “santa” y un símbolo de la obra de caridad.
         Sin embargo, en ninguna parte de la Biblia encontramos a un cristiano liberando a otro cristiano de ninguna cosa, en ningún momento. Cristo echó fuera los demonios de la gente INCONVERSA. Los cristianos bajo el poder del Espíritu Santo solo ejercían este ministerio en la gente incrédula o en personas que buscaban la salvación y necesitaba liberación. En el libro de Hechos solo hay tres de estos casos y cada uno de estos tienen que ver con alguien que no es salvo. De hecho, la palabra “redimido” significa “ser hecho libre” y Pablo dijo a los de cristianos de Galacia “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres” (Gálatas 5:1). Más Colosenses 1:13 también deja claro que todos los creyentes han sido “librado de la potestad de las tinieblas, y trasladados al reino de su amado Hijo”. 
          Para el cristiano, el diablo y los demonios siempre son enemigos externos. El problema es que también tienen un agente llamado “Yo”. Esto es difícil de reconocer para los que siempre quieren culpar a otros (como al diablo y sus demonios) por sus errores y pecados. Aunque los demonios pueden infligir enfermedades físicas (Mateo 9:33; 17:15-18; Marcos 5:4-5) no todos los problemas físicos y mentales resultan de la actividad demoníaca (Mateo 4:24; Marcos 1:32,34; Lucas 7:21; 9:1). El Doctor Lucas distingue claramente entre las enfermedades causadas por demonios y enfermedades debidas a otras causas más naturales (Hechos 5:16). Aunque el resultado del mensajero de Satanás (un demonio) para afligir a Pablo fue un “aguijón en la carne”, posiblemente una enfermedad y debilidad física de la vista (Gálatas 4:13,15), esto no significa que el demonio tuvo que residir en Pablo. De hecho, Pablo tuvo que manejar este “aguijón de la carne” enviado por Satanás, pero lo manejó con oración y dependencia en la gracia, no con un exorcismo (2 Corintios 12:7-10). 
       La Biblia simplemente enseña que el enemigo ni siquiera nos puede tocar (1 Juan 5:18) porque “mayor (Jesús) es el que está en vosotros, que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4). Somos santificados completamente y en cada área de nuestra vida en el poder de Dios: espíritu, alma y cuerpo (1 Tesalonicenses 5:21-23). Somos propiedad de Dios y nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo. Dios está en nosotros (1 Corintios 6:19). No vemos en la Escritura que el Espíritu comparta este templo con alguien más. Por tanto, si la Madre Teresa de Calcuta estuvo realmente poseída por demonios entonces es posible que no era salvo y el que su sacerdote exorcista católico lograra echar fuera sus demonios tampoco significa que sea verdaderamente un cristiano (Mateo 7:21-23). Puesto que Cristo vino a dar “libertad a los cautivos” (Lucas 4:18) solo aceptando a Jesucristo como nuestro único y exclusivo Salvador podemos ser “verdaderamente libres” (Juan 8:32,36) y tener el Espíritu Santo para que more en nuestras vidas permanentemente y “para siempre” (Juan 8:32,36 y 14:16-17). Sin olvidar que La Madre Teresa de Calcuta era muy devota a la Virgen María la cual idolatraba. Quizás esto explica por qué no le predicaba el evangelio de salvación a sus pacientes pues creía en el sistema romanista de una salvación por obras y no por medio del arrepentimiento y la fe en Cristo (Efesios 2:8-10 y Romanos 5:1). Hasta sus supuestos “milagros” para su beatificación como la de Mónica Besra y el de Brasil han sido cuestionadas.
        Resumiendo, en papel Teresa ha hecho mucho por el mundo con escuelas, hospitales y orfanatos, pero en práctica sus supuestas acciones altruistas eran más para el espectáculo que para el bien y sin el verdadero interés de compartir el evangelio de Cristo. En cambio, y a diferencia de Teresa de Calcuta, Jesús no solo llegó a alimentar a los pobres y a sanar a los enfermos sino que para Él era más importante salvar el alma que el cuerpo (Juan 6:26-50). Por eso la verdadera iglesia no solo se preocupa por un día de pan sino pues su mayor riqueza es la entrega de todos los días y alrededor del mundo del evangelio de Cristo para la vida eterna. Si no fuera así mucha gente se acercaría a la iglesia solo por interés materialista y no por razones espirituales como hicieron muchos durante el ministerio público de Jesús. En fin, nunca pongas a una persona en un pedestal, ni los vuelvas unos ídolos pues todos tenemos un lado positivo y otro negativo. Es solo cuestión de cuál lado es el más pesado.  

https://www.washingtonpost.com/news/worldviews/wp/2015/02/25/why-to-many-critics-mother-teresa-is-still-no-saint/

https://www.nbcnews.com/news/world/mother-teresa-s-canonization-controversy-clouds-nun-s-work-n641181

https://www.irishtimes.com/culture/icon-of-the-poor-leaves-legacy-of-controversy-1.105892

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar