Noticias

¿Es correcto rendir culto a las imágenes? – CRISTIANISMO PARA ATEOS

¿Es correcto rendirle culto a imágenes religiosas?

“Un Dios hecho no es Dios” – Mathew Henry

          Es increíble que en pleno siglo 21 y en una era donde tenemos cualquier información disponible a nuestro alcance todavía haya gente siguiendo la vieja costumbre pagana de arrodillarse ante una estatua en momentos de tribulación y angustia. A diferencia de muchos católicos que no leen la Biblia ni por curiosidad recuerdo claramente que cuando tenía 8 años abrí por la primera vez las páginas en Éxodo 20. Esa fue mi primera lectura bíblica. Días después mi madre católica me compro una imagen de San Martin de Porres para que le implorara por ayuda cuando lo necesitara pues mi segundo nombre es “Martin” porque le había pedido por un varón y se lo dio lo cual me pareció raro pues siempre pensé que era Dios el que concedía tales peticiones. Cuando llegó el momento en que me sentí agobiado por una situación difícil en mi vida me paré en frente de dicha estatua para rezarle, pero me dije a mi mismo que ¿por qué no mejor orar directamente a Dios? (Salmo 73:25). Como niño prefería mejor hablarles a mis juguetes de He Man o GIJOE que a un muñeco religioso de yeso que tiene pies pero no anda, tiene ojos pero no ve, tiene oídos pero no oye y tiene boca pero no habla (Salmo 115). Simplemente no le encontraba sentido. Tampoco quise hacerlo porque se me vino en la mente las palabras del segundo mandamiento de Dios que dice “No harás imagen para ti, ni le honraras ni te inclinaras a ella” (Éxodo 20). En otras palabras, el mandamiento es tan claro que hasta un niño sabe que este tipo de idolatría católica es un absurdo y desobediencia abierta. Mas tarde en una edad mas adulta pude comprender más la razón y es que Dios solo quiere que le adoremos en espíritu y en verdad y sin la ayuda de ningún objeto visual porque sin fe es imposible agradar a Dios.

Objeciones:

  1. La Iglesia Católica clama que sus miembros no adoran las imágenes, sino que solo las veneran.
             Sin embargo, cuando uno dobla las rodillas para orar o rezar eso es un acto de adoración. ¿Acaso eso no es lo que los católicos precisamente hacen con las imágenes de la Virgen María, los santos y las imágenes? Según los diccionarios bíblicos: “Adoración (heb., shahah, inclinarse, postrarse; gr., proskyneo, postrarse, reverenciar). El honor, reverencia y homenaje dado a seres o poderes superiores, sean hombre, ángeles o Dios. Cuando se rinde a Dios, la adoración implica un reconocimiento de las perfecciones divinas. Puede expresarse en forma de discurso directo, como en adoración, acción de gracias, o en servicio a Dios; puede ser privada o pública.” (Diccionario Bíblico Mundo Hispano, p.50). Según diccionarios seculares adorar significa honrar con culto religioso. Por tanto, según los diccionarios cuando usted se inclina ante una imagen y le rinde culto religioso está adorando un ídolo.
             El problema aquí es que la Iglesia Católica disfraza esta idolatría diciendo que es simplemente una veneración cuando en realidad son actos de adoración. Hacen un cambio de términos, pero sigue siendo el mismo pecado condenado claramente en el Segundo Mandamiento. Quizás porque aceptar que adorar muñecos es realmente idolatría, sería un golpe a su orgullo doctrinal, sería el tener que bajarse de su pedestal y perder credibilidad, sería como darle la razón a la iglesia Bautista, evangélica y protestante. Pero como ignoraban las Sagradas Escrituras, cuando las tuvieron se dieron cuenta de la realidad escrita de NO TE HARAS IMAGEN Y SEMEJANZA DE LO QUE ESTE EN EL CIELO Y EN LA TIERRA, y también el NO TE INCLINARAS NI ADORARAS, se vieron en un gran problema. Entonces ahora dicen que solo las VENERAN, cosa fantasiosa y muy inverosímil.
            Simplemente NO quieren admitir y arrepentirse de su pecado. Bien dice la Biblia “Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, aun no se arrepintieron de las obras de sus manos, para que no adorasen á los demonios, y á las imágenes de oro, y de plata, y de metal, y de piedra, y de madera; las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar” (Apocalipsis 9:20).

2. El catolicismo enseña que el Segundo Mandamiento en Éxodo 20 solo condena imágenes de dioses falsos pero no las de los santos, ángeles, María y Jesucristo.

          En cambio, la Biblia dice claramente: "No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que este arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, No te inclinarás a ellas, ni las honrarás"(Éxodo 20:4,5). Según la Palabra de Dios este mandamiento NO solo prohíbe las imágenes de dioses falsos sino también las "de ninguna semejanza de lo que este ARRIBA EN EL CIELO..." ¿y quién está arriba en el cielo? ¿Khrisna? ¿Buda? ¿Shiva? ¿Zeus? ¿Júpiter? ¿Afrodita? No, hasta la persona más ignorante de teología sabe que no puede haber falsos dioses en el cielo, sino que los “Santos”, si lo fueron en verdad de acuerdo a los principios bíblicos, al igual que María, Jesús, los ángeles como Miguel y Gabriel y los santos hombres y mujeres de Dios son los que ESTAN ARRIBA EN EL CIELO. El pasaje está claro. No solo prohíbe imágenes de dioses paganos (falsos) sino que en la prohibición se prohíbe incluso adorar las imágenes del Dios verdadero (v 4 y 5).
              Por cierto, Moisés, al dirigirse a los hebreos, el pueblo escogido de Dios y no a los paganos, les dijo: “Guardad, pues, mucho vuestras almas; pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego; para que no os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra,” (Deuteronomio 4:15-16). Lo que se prohibió aquí no fue una imagen pagana, ni de dioses sino cualquier imagen que el pueblo escogido de Dios pudiera haber hecho de Dios, de hombres o de mujeres.
              De hecho, esta práctica de idolatría es un invento de hombres y producto de la unión de ideas paganas con cristianas, como lo es gran parte de la doctrina de la Iglesia Católica. Tan oscuro es el pensamiento idolatra del catolicismo, que tienen más estatuas para venerar que todos los dioses paganos de Grecia y Roma juntos.

3. Con frecuencia los católicos dicen que el uso de los cuadros y las imágenes es sencillamente como tener un retrato.

              Una esposa o novia tiene el retrato del amado ausente y a veces lo besa. Sin embargo Cristo siempre está con nosotros. Cristo lo que desea es que le hablemos y lo adoremos en espíritu y en verdad, en vez de poner flores o velas a un "retrato". “Porque por fe andamos,  no por vista” (2 Corintios 5:7) “y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” (Mateo 28:20; Hebreos 13:5; Josué 1:5 y Deuteronomio 31:6-8). Sin olvidar que la analogía tampoco es válida puesto que no sabemos cómo era Jesús, María y sus apóstoles. Nadie ha visto a Jesucristo y la Biblia no nos describe como eran sus facciones físicas por lo tanto ¿por qué llaman a sus imágenes  "retratos" de Cristo si no tienen idea de cómo era?
            Casi todas las pinturas católicas y la de los mormones (quienes en su principio eran racistas) describen a Cristo como un hombre blanco, rubio y de ojos azules). Puesto que las Escrituras ni siquiera nos da una descripción de las facciones físicas de Jesús, ni del color de sus ojos o de su cabello ¿de dónde sacan este tipo de creencia? Como dije nadie sabe cómo era el Señor. Asumir que uno puede saber como pudo haber sido porque ha pasado de boca en boca es una obvia mentira.  Prueba de ello son los cuadros de diferentes siglos y naciones que son diferentes unos a otros.
            No solo es puro fanatismo, sino que también es contradictorio a las Escrituras. Debido a las pinturas de la religión católica muchos satanistas piensan que Jesús es un tonto debilucho y afeminado que se viste con faldas y que se acurruca con ovejas todo el día. Desafortunadamente, algunas piezas de arte cristiano, especialmente las católicas y las otras más antiguas, tienden a promover esta apariencia poco masculina del Señor. Hace falta señalar que Jesús trabajo como carpintero la mayor parte de su vida adulta. El cuerpo humano no termina débil luego de pasarse varios años usando herramientas de carpintería, trabajando a mano y arrastrando enormes troncos y pedazos de madera. Es evidente pues que las llamadas pinturas de Cristo, al igual que las de María y los santos son simplemente una pésima imaginación de los artistas.
            Recordemos que Jesús es Dios y en muchas partes de la Biblia nos enseña que nuestro servicio religioso debe ser regido por el poder de la fe, no por el poder de la imaginación. “Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres.” (Hechos 17-29)

4. El católico afirma que en la Biblia hay ejemplos en la que Dios ordenó hacer imágenes religiosas y que así lo hace la iglesia católica.

    Es obvio que en el Antiguo Testamento nos enseña que en el templo de Dios había imágenes (como los querubines del arca del pacto) y los bueyes de bronce en el Templo de Salomón. Sin embargo, los israelitas nunca adoraron ni doblaron sus rodillas ante estas figuras como alguna ayuda visual para adorar a Dios. Las imágenes eran simplemente una decoración. EN CONTRA POSICION A ESTO HABIA UN LUGAR SANTISIMO EN DONDE EL SUMO SACERDOTE ENTRABA UNA VEZ AL AÑO ANTE LA PRECENCIA DE DIOS, Y ALLI NO HABIA UNA IMAGEN PARA ADORAR.

Con relación a las imágenes de los querubines en el Arca del Pacto hay algunos detalles que deberían de considerar. En primer lugar, Dios mismo ideo, diseño y mando a construir el Arca del Pacto con la mira de revelar la Persona de su Hijo, Jesucristo. Dios fue su Arquitecto. En cambio, Dios NUNCA ordeno a la verdadera iglesia hacer imágenes y estatuas de Cristo, María o de los para darles reverencia y culto. Al contrario, las Escrituras están claramente en contra de las imágenes en el culto de las iglesias y en la iglesia del principio, pura y sin mancha de la cual hablan las Sagradas Escrituras nunca las aprobó, ni las uso. Segundo, Dios mando a su pueblo hacer el Arca del Pacto para morar entre los querubines y desde allí se comunicaba con los sacerdotes (Ex 25:22; Números 7:89; 1 Samuel 4:4 y Isaías 37:16). En el Lugar Santísimo, la gloria de Dios resplandecía entre las alas de los dos querubines del Propiciatorio. Por eso la reverencia de Josué hacia el arca del pacto. Pero ya no es así.

     Es obvio que algunas cosas que menciona el Antiguo Testamento como el Arca del Propiciatorio no lo podemos incluir en la alabanza congregacional de la iglesia porque solo tenían que ver exclusivamente con el pueblo judío. El Arca del Pacto formaba parte del sistema ritualista y sacrificial del Antiguo Testamento que fue abolido por la muerte de Cristo. Toda la parafernalia del culto del templo, aunque ordenado por Dios, formaba parte de un sistema de tipos, figuras y sombras que fueron desechados cuando Cristo instituyó el nuevo pacto. ¿No sería más bíblico aceptar que todos esos tipos o sistemas de ritos y sacrificios han sido ahora abolidos y reemplazados por la sencilla hermosura de la declaración de Cristo que los verdaderos adoradores son los que adoran “en espíritu y en verdad”?

    Otro ejemplo bíblico es la imagen de la serpiente de bronce la cual fue para sanación de las picaduras de víboras. Los judíos debían mirar a la serpiente cuando eran mordidos por ellas para salvarse de la muerte, pero era MIRAR no adorar o venerar. ASI QUE ESTE ACONTECIMIENTO TAMPOCO LOS RESPALDA. De hecho, ACTUALMENTE hasta los mismos judíos condenan el uso de imágenes de la Iglesia Católica según el mismo mandamiento de Éxodo 20. Por tanto, es cierto que Dios permitió imágenes (solo en el Antiguo Testamento), pero prohibió adorarlas y tener ídolos (así NO lo hace la iglesia católica). Ni que hablar en la época del Nuevo Testamento. Jesús no dijo ID por todo el mundo adorando mi imagen y la de los discípulos. NO, todo lo contrario, respaldo los mandamientos y cumplió la ley judía y jamás se arrodillo ante imagen alguna, pues si a Dios le hubiese gustado que sus hijos adorasen o venerasen imágenes ¿NO HUBIESE SIDO JESUS MISMO EL PRECULSOR DE TAL IDEA?

5. Dicen que el Nuevo Testamento NO condena el uso de imágenes religiosas.

 “Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, aun no se arrepintieron de las obras de sus manos, para que no adorasen á los demonios, y á las imágenes de oro, y de plata, y de metal, y de piedra, y de madera; las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar” (Apocalipsis 9:20).

6. Los católicos afirman que el segundo mandamiento no prohíbe el uso de imágenes y que por eso no aparece en los Diez Mandamientos que enseña el catolicismo romano.

De hecho, la Iglesia Católica hace algo peor que ignorar esta clara prohibición; literalmente la oculta de la gente. Los “Diez Mandamientos” que se muestran en los catecismos católicos, omiten el Segundo Mandamiento prohibiendo imágenes, y dividen en dos el último mandamiento, el que prohíbe la codicia (v 17). Si comprendieran que no condena sus imágenes, entonces ¿por qué quitarían este mandamiento del catecismo y de otras enseñanzas católicas populares?

7. Lo que verdaderamente importa es adorar a Dios de corazón.

            No solo importa adorarlo de corazón pues Dios mismo dijo: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jeremías 17:9) y “porque de adentro del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre” (Lucas 7: 21-23).

            Nuestra adoración debe ser bíblico y no solo de corazón. Así como el primer mandamiento requiere el culto interior de amor, gozo, esperanza y admiración, así el segundo concierne a las ordenanzas del culto exterior, o al modo como Dios quiere ser adorado. Quienes de verdad aman a Dios, se preocuparán constantemente de guardar sus mandamientos, especialmente los que se refieren al culto.

8. Si es pecado hacer imágenes pues entonces tampoco deberíamos tener ninguna clase de imagen, aunque sean de familiares o amistades.

Es obvio que el segundo mandamiento no es una prohibición de imágenes sino del intento de reemplazar la adoración del Creador con la adoración a su creación o alguna cosa creada en la creación (Romanos 1:21-25). El mero hecho de hacerlas no era pecado sino el hacerlos con la intención de darles culto idolátrico.

“No te harás imagen…no te inclinaras a ellas, ni las honrarás”.

         Estos dos versículos deben ser considerados juntos. No son una prohibición de modelar estatuas, sino de hacerlas para el culto. Las flores, las velas, los rezos de rodilla ante las imágenes, las procesiones, las fiestas que hacen su honor y las joyas que se les consagran en su honor. ¿Qué son todas estas cosas sino una idolatría en desobediencia abierta al segundo mandamiento?

9. Algunos católicos se quejan de que los Bautistas, protestantes y evangélicos siempre mencionamos Éxodo 20 para contra de su doctrina pagana.

Y si no le gustan que le citen el de Éxodo 20 también entonces ¿qué les parece esta?

“No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros,

Sino a tu nombre da gloria,

Por tu misericordia, por tu verdad.

¿Por qué han de decir las gentes:

¿Dónde está ahora su Dios?

Nuestro Dios está en los cielos;

Todo lo que quiso ha hecho.

Los ídolos de ellos son plata y oro,

Obra de manos de hombres.

Tienen boca, mas no hablan;

Tienen ojos, mas no ven;

Orejas tienen, mas no oyen;

Tienen narices, mas no huelen;

Manos tienen, mas no palpan;

Tienen pies, mas no andan;

No hablan con su garganta.

Semejantes a ellos son los que los hacen,

Y cualquiera que confía en ellos.”(Salmo 115)

Al igual que Levítico 26.1 “No haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella; porque yo soy Jehová vuestro Dios.”

10. La Iglesia Católica afirma que NO cometen idolatría puesto que sus imágenes solo son una representación de Jesús, María, los santos y los ángeles.

           Sin embargo, los paganos también creían lo mismo. Para ellos (como en la antigua Grecia y Roma) sus religiosas imágenes eran solo una representación de sus dioses quienes según ellos eran reales puesto que creían que moraban en las alturas con poderes divinos y con la capacidad sobrenatural de escuchar sus oraciones. Para los idolatras paganos de antes y de hoy sus imágenes tampoco eran sinónimo de dioses sino una representación en la que también se arrodillaban, ponían flores y velas igualito que la Iglesia Católica Romana.   

       El punto es que Dios NO quiere que imitemos las prácticas y creencias del mundo pagano. “Cuando Jehová tu Dios haya destruido delante de ti las naciones adonde tú vas para poseerlas, y las heredes, y habites en su tierra, guárdate que no tropieces yendo en pos de ellas, después que sean destruidas delante de ti; no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: De la manera que servían aquellas naciones a sus dioses, yo también les serviré. No harás así a Jehová tu Dios; porque toda cosa abominable que Jehová aborrece, hicieron ellos a sus dioses;” (Deuteronomio 12:29-32). Lo extraño es ver que algunas religiones como la católica condenen este tipo de uso de las imágenes y sin embargo hagan uso pleno de las mismas e igual forma (Romanos 2:1).

11. “Los cristianos no católicos nos critican mucho por venerar una imágenes, pero bien que idolatran a sus pastores y otras cosas como el chicle ungido.”

      Ningún pastor niega que puede haber idolatría en sus iglesias o hasta en nuestra propia vida espiritual pues para nosotros un ídolo es cualquier cosa (no solo una imagen) que ocupa el lugar de Dios. Por ejemplo, algunos cristianos (sean católicos o no) ponen a su familia, el deporte, su trabajo, algún líder religioso y famoso, el dinero o algún pecado por encima o primero que Dios. Eso también es idolatría.

          La diferencia está en que el cristianismo evangélico predica en contra de todo eso (incluyendo las imágenes), mientras que el catolicismo romano no solo permite sino que promulga ciertas idolatrías como el culto a las imágenes y ese es el problema. De hecho, no hace mucho el papa Francisco llevó el Pachamama (lengua quechua) que representa la Madre Tierra o diosa de la tierra de la mitología Inca al mismo Vaticano. ¿No es eso promover la idolatría? ¿Cuántos indígenas habrán vuelto a rezarle a esa falsa deidad al ver que el mismo papa permitió su celebración en la misma santa cede de la iglesia católica?  Por tanto, muchos católicos se ríen del chicle ungido pero no se cual es peor si el chicle ungido o la estatua sangrante o que llora.      

12. Los cristianos no católicos nos acusan de idolatría cuando nos arrodillamos ante nuestras imágenes, pero bien que se arrodillan ante su novia o la bandera de su nación.

      Esto es confundir la magnesia con el gimnasio. Los actos que se hacen con una bandera, una imagen católica o una linda chica de carne y hueso simplemente NO es lo mismo pues hay una diferencia entre la política, el patriotismo, el romanticismo y la religión. Por tanto, todo depende de la intención.

13.  Los católicos sostienen que la imagen es solo un instrumento para ayudar a MEDITAR, RECORDAR Y ORAR mejor ya que una imagen es una ayuda visual. 

         ¿Ayuda visual? No encontramos referencia alguna de que la Iglesia del principio, pura y sin mancha de la cual hablan las Sagradas Escrituras nunca haya aprobado el uso de imágenes, ni que las usara. Simplemente nos hacemos eco de las palabras del apóstol Pablo: “Porque por fe andamos no por vista” (2 Corintios 5:7)

El Vaticano también clamaba poseer reliquias las cuales se adoraban como los supuestos clavos de la cruz, la esponja que fue puesta en la boca de Cristo, la corona de espinas, la copa de la última cena, muestras del cabello de la virgen María (algunos trigueños, otros rubios, otros rojos e incluso negros), su anillo matrimonial, ropas del bebé Jesús, las herramientas de carpintería de José ¡y hasta huesos del asno en que el Señor hizo su entrada en Jerusalén! Sin duda alguna que la mayoría de estas “reliquias sagradas” han sido demostradas como fraudes. Algunos de los huesos, que en una época se afirmaba que era de los santos y mártires, por ejemplo, han sido descubiertos como huesos de animales. En España, una catedral pretendía poseer parte de un ala del ángel Gabriel cuando visito a María. Al ser examinada, ¡se supo que no era más que una gran pluma de avestruz!

  ¿Qué hay de los huesos de “San Pedro”? Desafortunadamente algo un tanto vergonzoso ha ocurrido en los años recientes. La tumba del apóstol Pedro fue descubierta en Jerusalén, en el monasterio franciscano llamado “Dominus Flevit” (Peter’s Tomb Recently Discovered in Jerusalem, p.3 por F. Paul Peterson) ¡Cuán difícil guardar el secreto! Esta foto muestra al fallecido papa Juan XXIII acercándose a besar la estatua de San Pedro, la cual estaba ataviada con lujosas vestiduras y puesta sobre su cabeza una corona papal para esa ocasión.

        Sin embargo, se supo que hace muchos siglos se halló en Roma una estatua del dios pagano Júpiter. La grandiosa estatua de bronce fue alterada y se la nombro como de “San Pedro”. Hasta hoy en día, la estatua es vista con profunda veneración. Tanto es así, que el pie de la estatua ha sido BESADO tantas veces por devotos católicos, que los dedos de ésta están gastados casi por completo (Tomado del libro: Babilonia, Misterio Religioso).

        En conclusión, la adoración de ídolos es el producto de la imaginación humana, una adoración de demonios y de superstición. Por tanto, los católicos que rinden culto a una imagen no son menos ni más idolatras que los paganos sino igual de IDOLATRAS. En palabras de Leon Tostoi, Cuando un hombre primitivo deja de creer en su dios de madera, eso no significa que no haya Dios, sino que el verdadero Dios no es de madera.”

         Ante la estatua que figura en esta fotografía se han postrado miles de personas. Se supone que es la estatua de “ San Pedro”; aunque en realidad es tan solo un ídolo de origen pagano, no cristiano. Hasta el fallecido papa Juan XXIII se acersó a besar la estatua de “San Pedro”, la cual estaba ataviada con lujosas vestiduras y puesta sobre su cabeza una corona papal para esa ocasión. Sin embargo, se supo que hace muchos siglos se halló en Roma una estatua del dios pagano Júpiter. La grandiosa estatua de bronce fue alterada y se la nombro como de “San Pedro”. Hasta hoy en día, la estatua es vista con profunda veneración. Tanto es así, que el pie de la estatua ha sido BESADO tantas veces por devotos católicos, QUE LOS DEDOS DE ÉSTA ESTÁN GASTADOS CASI POR COMPLETO. En cambio, Óseas 13:1-3 nos dice, “Cuando Efraín hablaba, hubo temor; fue exaltado en Israel; mas pecó en baal, y murió. Y ahora añadieron a su pecado, y de su plata se han hecho según su entendimiento imágenes de fundición, ídolos, toda obra de artífices, acerca de los cuales dicen a los hombres que sacrifican, que besen los becerros.”

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar