Cristianos vs Ateos

Ex homosexual testifica cómo una Biblia en prisión le cambió la vida: “Elegí a Dios” – Acontecer Cristiano

Un ex homosexual dio testimonio de cómo la lectura de la Biblia cambió su vida mientras cumplía condena en una prisión. Hoy es maestro de la Biblia en un instituto bíblico.

Hijo de inmigrantes chinos, Christopher Yuan creció en un hogar cristiano en los Estados Unidos. Debido a su origen asiático, enfrentó bullying durante su infancia en la escuela

A los nueve años, Christopher estuvo expuesto a la pornografía en la casa de un amigo. Después de eso, el niño comenzó a creer que era diferente. “Estas imágenes despertaron algo en mí que no sabía que estaba allí. Pero también noté que me atraían las imágenes de hombres y mujeres”, dijo Yuan en una entrevista con CBN News.

A los 20 años, Yuan comenzó a frecuentar lugares gay. “Lo estaba haciendo en secreto a espaldas de mis padres, y mis otros amigos no lo sabían”, dijo.

Al ingresar a la universidad, el joven decidió vivir abiertamente el estilo de vida homosexual

“En ese momento, sentí que realmente podía expresarme y explorar quién era yo y explorar estos sentimientos que había mantenido ocultos durante tanto tiempo”, recordó.

Al enterarse de la sexualidad de su hijo, los padres quedaron devastados, pero decidieron luchar por él en oración.

“Todas las mañanas, antes de comenzar mi día, iba a mi sala de oración. Una de las oraciones fue: ‘Señor, ten piedad de este hijo'”, dijo su madre.

Con el tiempo, Christopher se convirtió en traficante de drogas y tuvo varios encuentros homosexuales. 

“Estaba viajando por el país consumiendo y vendiendo drogas, así que faltaba cada vez más a clases. Realmente pensé que podía vivir una doble vida y tener mi vida de drogas junto con la vida escolar”, dijo.

Sin embargo, el joven pronto fue expulsado de la universidad, solo cuatro meses antes de graduarse. 

“Ahora que me han echado, me he consumido por completo viviendo en la comunidad gay, especialmente en los bares y clubes gay. Empecé a hacer lo que sabía hacer bien: narcotráfico”, dijo.

“Me trataron como una superestrella y me sentí invencible. Realmente me sentí como si fuera un dios”.

En respuesta a las oraciones de sus padres, que pedían la intervención divina en la vida de su hijo, un día la policía llamó a la puerta de Christopher, fue atrapado y encarcelado.

Con solo tres días en prisión, la transformación de Dios en la vida del joven comenzó cuando algo en el bote de basura le llamó la atención. 

“Vi algo por el rabillo del ojo. Era una Biblia de los Gedeones. Por primera vez, abrí ese buen libro. Mientras lo leía, estaba realmente convencido de mi rebelión, no solo contra la ley y contra el hombre, sino también contra Dios”.

Tras ser enviado a la enfermería del penal, el joven recibió una mala noticia: era seropositivo para VIH.

Christopher volvió a la celda como si acabara de recibir una sentencia de muerte. Se recostó y miró la pared cubierta de garabatos y leyó algo que le llamó la atención.

“Noté algo garabateado allí por alguien. Decía: ‘Si estás aburrido, lee Jeremías 29:11‘, que dice: ‘Porque yo sé los planes que tengo para ti, declara el Señor. Planes para prosperarte y no hacerte daño’”, dijo.

Condenado a seis años de prisión, fue en el momento más oscuro y desesperado de su vida cuando Yuan fue alcanzado por la gracia de Dios.

“ Di mi vida a Cristo y supe que ya no viviría según mis caminos y según los caminos del mundo, sino entregándole todas mis esperanzas y sueños a Él”, testificó.

Al crecer en su relación con Jesús, el joven luchó con sus sentimientos homosexuales. 

“Así que estaba en un punto de inflexión y tenía que tomar una decisión. Era abandonar a Dios y Su Palabra para vivir como homosexual, permitiendo que mis sentimientos dictaran quién era yo, o abandonar la homosexualidad, liberándome de mis sentimientos y viviendo como un seguidor de Jesucristo. Mi decisión fue clara y obvia, elegí a Dios”.

Después de cumplir su sentencia de prisión, Yuan fue liberado. Se restableció la relación con sus padres y se convirtió en maestro bíblico en el Moody Bible College de Chicago.

“Ser cristiano no es cosa fácil. Todavía puedo luchar, pero Dios me dio gracia. Dios reclamó la victoria en la cruz”, declaró.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar