Noticias

¿Existe el purgatorio? – CRISTIANISMO PARA ATEOS

¿Existe el Purgatorio?

Veamos lo que dice la Biblia, “Había un hombre rico, que se vestía de púrpura[l] y de lino fino y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquel, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros[m] venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham;[n] y murió también el rico, y fue sepultado. En el Hades[o] alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces, gritando, dijo: “Padre Abraham, ten misericordia de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama”. Pero Abraham le dijo: “Hijo, acuérdate de que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro, males; pero ahora este es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quieran pasar de aquí a vosotros no pueden, ni de allá pasar acá”. »Entonces le dijo: “Te ruego, pues, padre, que lo envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento”. Abraham le dijo: “A Moisés y a los Profetas[p] tienen; ¡que los oigan a ellos!” Él entonces dijo: “No, padre Abraham; pero si alguno de los muertos va a ellos, se arrepentirán”. Pero Abraham le dijo: “Si no oyen a Moisés y a los Profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levante de los muertos” (Lucas 16:19-31).

         Aquí se nos habla de dos difuntos que fueron solo a dos lugares: el paraíso donde se encontraba el mendigo Lázaro y el infierno del fuego eterno en donde se encontraba el rico. Pero no se ve un lugar intermediario en esta Escritura. El purgatorio según la misma doctrina católica ni es un paraíso, ni el infierno eterno, es decir, un lugar de tormento temporal antes de pasar al cielo. Pero ¿dónde está el purgatorio en Lucas 16? En ningún lado. De hecho este mismo pasaje refuta la doctrina del purgatorio pues en Lucas 16:22-23, 27-31, donde se ve que el hombre rico está en el INFIERNO, NO EN EL PURGATORIO, está atormentado y desea que Abraham envié a Lázaro para que calme su sufrimiento; pero Abraham le hace ver que no es posible hacerlo, porque "una grande sima esta constituida entre nosotros y vosotros, que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá," (v.. 26.)

Por tanto, el lugar aquí mencionado NO es el purgatorio, como dicen algunas [per] versiones católica de la Biblia, porque el que va a ese lugar tiene que permanecer allí. También lo que evita que uno vaya allí es el arrepentimiento, porque los versículos 27 al 30 dicen: "Ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre; porque tengo cinco hermanos; para que les testifique, para que ellos no vengan también a este lugar de tormento," y la última parte del versículo 30, demuestra que lo que evita que vaya uno a ese lugar es el "arrepentimiento." Según las doctrinas católicas, el hombre puede arrepentirse mil veces, pero de todos modos tiene que ir al purgatorio; por lo tanto esto no es el purgatorio. Pero si una persona en verdad se arrepiente, irá directamente al cielo cuando muere, según la Palabra de Dios. Después de la muerte el hombre no puede cambiar su estado, porque "al lugar que el árbol cayere, allí quedará," (Eclesiastés. 11:3; 2 Corintios 6:2 y Eclesiastés 9:4).

            La realidad es que la iglesia católica jamás ha podido definir por cuanto tiempo cualquier persona debe pasar en el purgatorio, ni cuanto de ese tiempo se acorta por cualquier medio que se ofrezca. Es una necedad extrema confiar la liberación del individuo del purgatorio a una Iglesia que ni siquiera puede definir cuanto tiempo la persona debe pasar allí por cada pecado, ni cuanto tiempo cada ritual o acto de penitencia reduce el sufrimiento purgatorial. No obstante, los católicos continuan dando ofrendas a su iglesia pagana, y grandes sumas se dejan en testamentos (recuerdese a Enrique VIII) para hacer que se oficien muchas misas en favor del difunto. Ese proceso nunca se detiene, siempre se necesitan mas misas, "por si acaso".

El apóstol Pablo también declaró que la salvación es "por gracia." Sus palabras son: "Porque por gracia sois salvos, por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios: No por obras, para que nadie se glorié," (Efesios 2:8-9). En Efesios 1:7 dice: "En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados por las riquezas de su gracia." Por tanto, la salvación es una dádiva, proporcionada al hombre por la sangre de Cristo y las riquezas de la gracia de Dios, y no por medio de un sufrimiento en las llamas del purgatorio. La idea del purgatorio, un lugar ficticio de purificación final, fue inventada por el papa Gregorio el Grande en el año 593. Había tal renuencia en aceptar la idea (puesto que era contraria a la Escritura) que el purgatorio no se hizo un dogma católico oficial por casi 850 años en el Concilio de Florencia en 1439. Por tanto, la doctrina del purgatorio tergiversa tanto la lógica como la Escritura.

La Biblia simplemente no menciona un purgatorio y ningún dogma ha enriquecido y aumentado tanto el poder de la Iglesia Católica sobre sus miembros ni añadido tanto a sus ingresos financieros. Son millones y millones de dólares han sido pagados por pobres dolientes católicos para sacar a sus seres queridos del "purgatorio" y construir la basilica de San Pedro en Roma ¿y luego nos quieren venir a dar sermones sobre los falsos pastores que viven como ricos porque le roban a sus miembros? ¿Por qué creen que se hacen rosarios y misas por los difuntos? Obviamente no es para sacarlos del cielo o del infierno pues son lugares eternos sino del purgatorio lo cual se cree que un lugar temporero de purificación antes de pasar al cielo. Tanto el Concilio de Trento como el Segundo Concilio Vaticano hablan de un lugar donde el católico debe hacer expiación por sus pecados en el fuego del purgatorio. No solo mediante los sufrimientos de esta vida y la muerte personal.

           Fue precisamente esta creencia la que provocó que Martín Lutero clavara sus famosas “95 tesis” en la puerta de iglesia-castillo Wittenberg (Alemania), el 31 de octubre de 1517 en contra de la venta de indulgencias (como la número 72, que hace una declaración contra la afirmación de Tetzel, quien siendo contratado por las autoridades de la iglesia católica vendía estas indulgencias en Alemania diciendo, “¡Tan pronto como la moneda cae y suena en el cofre, un alma salta del purgatorio!”. Por este motivo, el rico daba grandes donativos y el pobre campesino vendía todo lo que tenía para ayudar a los suyos a salir del “purgatorio” o para pagar sus propios pecados. Fue de esta manera que el papa reinante, León X, pudo obtener grandes sumas de dinero para la construcción de la basílica papal de San Pedro en su "santa" cede, el Vaticano en Roma. Por tanto, el caso de las indulgencias (perdones de pecados a cambio de $$$) y otras superan las de cualquier chantaje o negocio disfrazado de religión. 
          Con razón su líder católico de Roma también tiene su propio avión privado, el llamado papamovil, usa una pomposa vestimenta (que ni Pedro se vestía de esa manera), guardaespaldas, sus seguidores se inclinan ante él y le besan su anillo como si fuera un ídolo, el costo de millones de dólares cada vez que visita un país, tiene su propio trono en el Vaticano de donde no sale de su comodidad, etc. En fin, más hipócrita no se puede ser. Por eso no me interesa nada de lo que venga de este sistema corrupta y pagana sino solo la PALABRA INFALIBLE DE DIOS.Hasta este día la amenaza del purgatorio cuelga sobre los romanistas, quienes por lo tanto dan ofrendas con frecuencia a la Iglesia por su ayuda en sacarlos de ese lugar de sufrimiento imaginario.

          Otro dato histórico interesante es que durante la Edad Media (siglo XVI), el papa Bonifacio IV, el papa Gregorio III y otros líderes católicos trataron de reemplazar o "cristianizar" la existencia de una antigua adoración pagana y sus sacrificios barbáricos y conocido hoy en día por otra fiesta con el nombre “Halloween” la cual proviene de una variación escocesa de la expresión inglesa “All Hallows Eve” que significa «El Día de Todos los Santos». Pero ¿qué es “El Día de los Santos o Día de las Almas”? Es una celebración propuesta y decretada por papas como una forma de sincretismo y para rezar a santos muertos por los muertos católicos que están en el purgatorio (Catecismo de la Iglesia Católica # 1030-1032). Tales implicaciones teológicas también son un problema ya que la Biblia condena la necromancia (comunicación con los muertos) pues solo hay un Mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo. No un tipo muerto (Vea Isaías 8:19; 1 Timoteo 2:5 y Deuteronomio 18:9-12). La Biblia tampoco menciona un purgatorio sino que enseña que solamente existe el Cielo y el Infierno y que después de la muerte no hay una segunda oportunidad (Lucas 16:19-31; 2 Corintios 6:2 y Hebreos 9:27).

          De hecho, esta idea también era creída por los druidas de la cultura celta quienes sostenían que había un lugar inframundo donde los muertos eran castigados temporalmente y la comunicación entre muertos y vivos lo cual celebraban. Pero no eran los únicos. Muchas religiones paganas alrededor del mundo también han creído en lo mismo tales como los hinduistas (Naraka), los nativos iroqueses, los antiguos griegos como cuenta Sócrates y Platón en su obra La República, la tradicion Mexicana del Día de los Muertos (celebrado el 2 de noviembre) y la fiesta eslava de solsticio de verano. De hecho, uno de los segmentos de la película de Disney, Fantasia (1940) cuenta esta leyenda rusa con la música del compositor Modest Mussorgsky (Una noche en el Monte Pelado). Todo esto es contrario a las Sagradas Escrituras las cuales enseñan que no podemos pagar nuestros pecados con dinero o rezos sino solamente a través de la fe en la obra terminada y consumida en la cruz de Cristo y mientras estamos con vida pues después de la muerte no hay más oportunidad (Hebreos 10:4).

             Objeciones:
El purgatorio es sí es bíblico. Fijate lo que dice 1 Corintios 3:12-15, donde habla de un FUEGO PURIFICATORIO. Muestra que TODO el que pasa por el FUEGO ya esta SALVO. Quizás tú y yo no estemos de acuerdo en la teologia en general de este FUEGO, pero de que este FUEGO existe existe, y de que este FUEGO se da despues de la MUERTE, claramente dice que es asi, y de que este FUEGO causa SUFRIMIENTO si que lo causa (1 Cor 3:15) y de que este FUEGO es PURIFICATORIO es PURIFICATORIO. TU le puedes llamar a este FUEGO como quieras, los CATOLICOS le llamamos PURGATORIO, porque eso es lo que hace.. este FUEGO PURGA o PURIFICA. que es lo mismo.”
          ¿Y qué tiene que ver este pasaje con el purgatorio imaginario de los católicos? NADA. “En fuego” (figurativa aquí, como lo son oro, madera, heno, etc) NO es purgatorio (como lo enseña Roma, que es purificador y punitivo), sino PROBATORIO. El fuego que menciona el apostol Pablo es para probar las obras, el fuego del purgatorio es para purificar a las personas. El fuego de Pablo causa “perdida” a los que sufren; el purgatorio de Roma, grande ganancia: a saber, el cielo para los que en el son expurgados. Asi pues este pasaje citado por Roma en favor del purgatorio, esta del todo en contra de esta idea.

Además, "sin derramamiento de sangre no se hace remision de pecado" (Hebreos 9:22). No se dice que el purgatorio sea un lugar de derramamiento de sangre, sino de "fuego purificador". La única purificación posible de nuestros pecados fue lograda por Cristo; se la acepta solo por fe; se efectua en el corazon solamente por la gracia de Dios. Por tanto, la Biblia no enseña tal cosa. La palabra “purgatorio” ni siquiera aparece en las Sagradas Escrituras. Es por medio de la confesion que la sangre de Cristo nos limpia del pecado (1 Juan 1:7,9). No el bautismo en agua o el fuego del purgatorio. "Si CONFESAMOS nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad." Como también está escrito: "Y esto erais algunos de vosotros, pero ya habéis sido LAVADOS, pero ya sois SANTIFICADOS, pero ya habéis sido JUSTIFICADOS en el NOMBRE del SEÑOR JESUCRISTO y en el ESPIRITU de nuestro Dios" (1Corintios 6:11). NADA de un purgatorio.

EL que el NOMBRE de la DOCTRINA no aparezca en la BIBLIA, no significa que la doctrina sea invalida, ya que si lo lo ves de esa manera, la PALABRA “TRINIDAD” tampoco aparece en las escrituras, sin embargo estoy seguro que tu si crees en la TRINIDAD ¿O no?”
         La palabra “Trinidad” no aparece en los textos sagrados. Pero la doctrina sí está en la Biblia. En cambio, esta doctrina de hombres y horriblemente falsa pero ingeniosamente lucrativa, ni la palabra “purgatotorio” misma , NI LA IDEA del purgatorio puede encontrarse ni una sola vez en toda la Biblia. En primer lugar ¿dónde dice la Biblia que el castigo purifica del pecado? No lo dice. Al contrario, La Biblia declara inequivocamente de que solo hay una forma en que el alma puede ser limpiada: mediante la sangre de Cristo vertida en la cruz en pago por el pecado, y por un nuevo nacimiento del Espiritu de Dios en el alma del individuo mediante la fe en Cristo y su obra redentora consumada. Por tanto, sobre estos dos factores, la doctrina de los sufrimientos purgatoriales es falsa:

1) Es imposible que el sufrimiento limpie el corazón de pecado.

2) No es necesario que el pecador perdonado sufra por su pecado porque Cristo ya ha pagado la pena total exigida por la justicia de Dios. Una persona puede ser limpiada sobre esa base solamente.

          Sin olvidar que aunque el catolicismo afirma que “un pecador arrepentido” es justificado por “gracia” esto podrá sonar bíblico pero es un engaño pues estas palabras pueden ser las mismas que usan los bautistas y evangélicos, pero el significado católico es totalmente diferente. Roma insiste en que un “pecador arrepentido” que ha sido justificado por “gracia” todavía debe sufrir para ser “purgado” de sus pecados, o aquí o en el purgatorio, y muy probablemente en ambos. Dicho dogma niega la suficiencia del sufrimiento de Cristo por el pecado en la cruz. Es un falso evangelio, al cual Pablo maldijo (Gálatas 1:8).

La Iglesia Romana es la clave para la salvación del católico, y mediante ella a los fieles se los mantiene en una rutina mecánica de esfuerzos propios dirigidos por la Iglesia. Raras veces se escucha a los líderes católicos exhortando a sus feligreses para que sean fieles simplemente a Cristo o a la Palabra de Dios, sino siempre a la Iglesia de Roma. La salvación católica romana no es lo que enseña la Biblia. Cristo dijo: “Venid a mi” (Mateo 11:28). Roma dice: “Venid a la Iglesia Madre”. Por cierto hace algunos años se pidió a todos los católicos que rezaran por el alma de cierto papa quien había fallecido hacia cincuenta años. Se celebraron misas para sacarlo del purgatorio. Uno se pregunta: “Si después de cincuenta años tantos millones de personas no han logrado sacar del purgatorio con sus rezos al propio representante de Cristo en la tierra y jefe supremos de la iglesia mundial, ¿qué esperanzas hay para un simple católico como usted?” En fin, “la sangre de Jesucristo su Hijo (de Dios) nos limpia (purifica) de todo pecado” (1 Juan 1:7). No el sufrimiento personal o un “fuego purificador”.

http://antesdelfin.com/purgatorio.html

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar