Noticias

La Herida del Padre – CRISTIANISMO PARA ATEOS

¿La Herida del Padre?

Muchas veces los ateos apelan a la falacia genética al acusar a los creyentes de querer creer en Dios porque necesitan un padre imaginario que los ame y le dé sentido a su vida. ¿Pero no será al revés? De hecho, varios estudios científicos y psicológicos involucrados que muchos ateos son los que no quieren creer en Dios por razones paternales. La ausencia de un padre amoroso y protector es la culpable de muchos hombres que sufren a los niños en nuestra sociedad cuentos como la delincuencia, las drogas, la obesidad, la pobreza, la inmoralidad sexual, problemas en la escuela y la depresión. El ateísmo no es la excepción.

Como muestra la conversación que tuvo el ex ateo Lee Strobel con la Dra Roberta Waters, presidenta de la Asociación Estadounidense de Psicoanalista y agnóstica, en una escena de la película documental y biográfica, "El Caso de Cristo":

Waters – “Solo por curiosidad, ¿cómo es su relación con su padre? Déjame adivinar. ¿Distante, frio y no le muestra mucho amor?

Lee Strobel – "Culpable de todo".

Waters – “Me imagino que sabe de los ateos más importantes de la historia como Hume, Nietzsche, Sartre, y Freud quienes son padres que murieron cuando eran muy jóvenes o los abandonados o abusados ​​de ellos. En el mundo de la terapia se le llama la herida del padre ".

De hecho, muchos famosos ateos y agnósticos como Sartre, Hume, Nietzsche, Freud, Darwin y Huxley se asociaron al Padre celestial (Dios) con sus abusivos padres o porque nunca tuvieron uno cuando más lo necesitaron. Nietzsche por ejemplo murió en un hogar cristiano pero parece que la muerte de su joven padre (pastor luterano) cuando tuvo tan solo 5 años lo afectó tanto que ya en sus escritos juveniles estaba mostrando rebeldía contra Dios. De hecho, Heidegger, en “Sendas Perdidas” también incide en este punto y afirmación que Nietzsche había barruntado desde muy temprana edad la idea de la muerte de Dios.

En la autobiografía novelada del filósofo ateo, Jean-Paul Sartre, también culpa el mal ejemplo de sus abuelitos maternos y otros resentimientos personales por su indiferencia religiosa. Hasta el también filósofo ateo, Karl Marx, sostenía que de manera analógica el hombre cree en Dios como un padre amoroso por tener una vida cotidiana familiar por lo que trató de destruirla para reemplazar a Dios y la familia por el estado comunista el cual se convirtió carga de todas nuestras necesidades personales. En otras palabras, no es que realmente no crean en Dios, es que no les gusta Dios y lo culpan como un mal padre que tuvo alguna mala o experiencia traumática que tuvieron en su pasado la cual no superaron (Vea El Síndrome Ateo de John P. Koster).

Otros psicólogos como Marjuana Linderman han demostrado que el ateísmo es solo algo emocional (Vea The International Journal for the Psychology of Religion). Hasta el mismo científico ateo, Graham Lawton, admite que "… el ateísmo es psicológicamente imposible por la forma que el ser humano opera" en un artículo de "New Scientist". Por tanto, y como dice el científico, Francisco J. Ayala, "Los ateos no lo son porque la ciencia les he hecho negar la religión, son" ateos "por otras razones" (Francisco J. Ayala, biólogo español y miembro de la Academia Nacional de la Ciencia de Estados Unidos y la Academia Americana de las Artes y las Ciencias). Después de todo, no hay excusa para ser ateo (Vea Romanos 1:20).

El ateísmo es simplemente algo psicológico que está basado más en resentimientos e indiferencia religiosa y no en evidencias. No tiene nada que ver con razones científicas o intelectuales sino morales. De hecho, muchos involucrados en realidad son indiferentistas o misoteístas (o teofóbicos) con sus palabras y acciones (principalmente en las redes sociales).

En fin, pueden tener otras personas que se identifican falsamente como "ateos" pueden tener otras razones psicológicas (como el narcisismo). Pero el que en nuestra sociedad se ha producido un eclipse evidente de Dios y de los valores que en Él se fundamentan, no quiere decir que el ansia de transcendencia haya desaparecido del corazón de las personas, puesto que el ser humano es metafísico por naturaleza ( Aristóteles: Metafísica; 1, 980ª 21), saludos.

-Sherlock-

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar