Cristianos vs Ateos

Médico con cáncer terminal es sanado después de oración de iglesia

Un médico, que padeció cáncer terminal, encontró la sanidad después que toda la iglesia hizo oración por su recuperación. Hoy el hombre da testimonio del poder sanador de Dios.

El Dr. Tom Renfro era un médico respetado y activo en la ciudad de Norton, Virginia, Estados Unidos. Cuando fue diagnosticó en 1997 de una forma más rara de linfoma. El cáncer del sistema linfático ya estaba en su última etapa y los expertos dijeron que ya no era posible ningún tratamiento.

“Los médicos dijeron que no haría ni radioterapia ni quimioterapia, que no intentarían nada”, recuerda Sid, la esposa de Tom Renfro. La noticia siguió siendo peor: “El médico nos dijo ese día que si [el cáncer] atacaba un órgano importante, Tom solo viviría tres meses. Al día siguiente, le atacaron los riñones”.

Según el Dr. Steven Woodley, oncólogo de Tom, en la etapa más avanzada de la enfermedad, las posibilidades de curarse “eran casi nulas“. Por otro lado, el Dr. Jack Cox, amigo y médico de Tom, incluso confesó que “esperaba que muriera”, en una entrevista con el programa 700 Club.

En solo 4 meses, la condición del Dr. Renfro empeoró intensamente: los coágulos de sangre llegaron a sus pulmones y corazón; se formaron tumores alrededor de su garganta y cuello y comenzó a respirar con la ayuda de un tanque de oxígeno. Estaba tan débil que ya no podía ponerse de pie.

En noviembre de 1997, Tom usó todas sus fuerzas para hablar a su iglesia en Norton, una declaración que fue grabada. “Satanás ha estado atacando mi cuerpo durante casi un año”, dijo con dificultad. “Separe un tiempo para agradecer a Dios por las bendiciones en tu vida. Cuando esté como yo, no habrá tiempo”.

Según su esposa Sid, los tumores se volvieron cada vez más evidentes. “Pasaron del tamaño de una canica a una pelota de golf y finalmente al tamaño de una manzana en el cuello. Todo el mundo podía verlo”, dijo.

Los médicos dijeron que Tom no duraría semanas. la mujer se aferró a su fe en Jesucristo y al apoyo de la iglesia.

Clamor de la iglesia.

Creyendo firmemente en el poder de la oración, los pastores de la iglesia Freedom of Worship llamaron a los fieles a 100 horas de oración por la vida de Tom.  No contentos, los hermanos decidieron orar aún más: eran 12 horas de oración al día durante 40 días.

Para la esposa del Dr. Tom, esta fue la intercesión más poderosa que jamás había presenciado.

En un último esfuerzo por darle a Tom unas semanas más, se le administró quimioterapia. El objetivo era simplemente prolongar la vida de Tom hasta Navidad. Pero sucedió un milagro: ¡los tumores desaparecieron y no hubo más cáncer!

Para el Dr. Woodley, este es uno de los casos en los que la medicina no tiene explicación. “En esta primera ronda de quimioterapia, vimos respuestas en cuestión de horas, los ganglios linfáticos se estaban encogiendo. Nunca antes había visto una respuesta como esa. Fue una experiencia muy fuerte”.

El Dr. Cox reconoció: “Sentí que Tom fue sanado milagrosamente y que, a través de su fe, Dios trabajó en su vida para preservarlo, para su bien”.

Después de dos semanas, Tom estaba frente a la congregación que oró por él: “Quiero que entiendas que esto es un verdadero milagro. Eso es por lo que has estado orando. Y no tengo palabras para expresarles lo que hay en mi corazón y lo que Dios ha hecho por mí. ¡Estás viendo un verdadero milagro de Dios!“.

Después de 25 años, Tom sigue libre de cáncer. “El día que Dios me sanó, la reacción de quienes me rodeaban, mi esposa, mi familia y mis amigos, fue de mucha alegría. Estaban tan emocionados. Desde los médicos hasta el que barría el piso, todos se regocijaban por el milagro que había hecho Dios”, recuerda.

“Dios escucha nuestras oraciones”, declara Tom. “El poder de la oración es lo que activa a Dios. Eso es lo que Él está esperando escuchar, que clamemos a Él, no solo por nuestras necesidades, sino en adoración y acción de gracias, para decirle a Dios que confiamos en Él y lo amamos”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar