Lo Ultimo

Nacido sin cerebro y con pocas probabilidades de sobrevivir, predica el evangelio de Cristo: “Dios me dio lo que necesitaba para vivir”

– Ad –

Un gran testimonio se ha vuelto viral en las redes sociales, mostrando la misericordia de Dios en la vida de un hombre que nació con una extraña condición, al que no le daban muchas expectativas de vida y quien actualmente predica la palabra de Dios.

Jacob Phillips nació en 1977 por cesárea y con problemas “triples” debido a que nació con hidrocefalia, una formación muy pequeña de su cráneo y no tenía cerebro; tres causas por las que al bebé no le daban muchas esperanzas de vida.

“Nací con hidrocefalia, más comúnmente conocida como agua en el cerebro. También tuve una formación parcial del cráneo, lo que significa que apenas tenía cráneo, y para colmo, no tenía cerebro”, aseguró Phillips en Faithpot.

“Mi tronco cerebral era lo que me mantenía con vida. Al enterarse de esto, el médico les dijo a mis padres ya mi familia que no viviría la hora. Me dieron una sentencia de muerte inmediata”, subrayó.

Jacob nació en una familia evangelica, su madre jamás se dejó vencer por las circunstancias; su padre mientras tanto con un temperamento bastante tranquilo estaba “extremadamente angustiado”.

“No me puedo imaginar lo que estaba ocurriendo por mi mente de mi mamá cuando el médico le dio la mala noticia. Mi papá era un hombre tranquilo que no decía mucho”, dijo él.

La iglesia de los abuelos de Jacob apoyó mucho a la familia. “Recuerdo que mi abuela me dijo una vez que le dijo al médico que no me iba a ir de este mundo. Ella lo miró a los ojos y dijo: ‘¡No sabes lo que mi Dios puede hacer con la vida de este pequeño!’”, contó.

Con el poder sobrenatural de Dios, Jacob contó que “un cerebro” empezó a crecer dentro de su cabeza por causa de la oración de Don Logan, pastor de su enfermera, Susie, junto a él estaba el pastor Loel Ashbrook y su amigo, Duane Amis, ambos de la iglesia de sus abuelos, ellos eran llamados “el Poderoso Trío”

“A estos tres hombres los llamo el Power Trio. Vinieron al hospital a orar por mí. Dios creó un cerebro en mi cabeza debido a la oración de los predicadores”, reveló él recordando todos los momentos que la enfermera Susie compartió con él y que ahora están plasmados en su libro “Nacido sin Cerebro” (Born Without a Brain).

Cabe destacar, que al pasar los años éste fue víctima de burlas por su aspecto físico, toda esas fuerzas lo adjudica todo a la fe en Dios que tenía para superar la negatividad de esos momentos; de 10 años “nació de nuevo” en el evangelio y cuando tuvo 17 años recibió su llamado ministerial siendo a los 25 años que alcanzara su ordenanza como ministro.

Actualmente, Jacob dirige el ministerio “Hijos de Justicia” junto a su esposa de hace 12 años, Charlene, ambos viajan por todo el país para predicar y compartir la bondad del buen Dios que le dio la oportunidad de vivir.

– Ad –



Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar