Cristianos vs Ateos

¿Nunca ves a tus padrinos? Entonces esta es tu canción

Cuenta la leyenda que el día que recibimos el sacramento del bautismo junto a nuestros padres tenían dos personas (que para fines prácticos llamaremos «padrinos» de aquí en adelante) que prometieron acompañarnos con sus consejos, oraciones y asistencia espiritual.

Si sabes que tus padrinos existen pero nunca o casi nunca los ves, te comparamos con una canción que te hará reír de tu tragedia. Bienvenido al club de los HUERFADRINOS.

El Huerfadrino

Todo comenzó con un asado en mi casa
Yo en la panza de mi madre y mi papá con los amigos
Luego de una larga tarde donde hubo mucho vino
Mi papá abraza a uno y le dice con cariño.

«Te conozco hace poco, pero sé que eres buen tipo,
Viene un hijo en camino y necesita un padrino ».

«Para mí es un honor que ahora seamos compadres
Ahora abre otra botella y brindemos hasta el martes ».

Al cabo de un par de años la tierra se tragó al tipo,
Ni siquiera una carta, ni siquiera un teletipo. Son las cosas del destino, ahora soy el huerfadrino. Huerfadrino, no conozco a mi padrino. Son las cosas del destino, escucha lo que te digo,
Me llaman el Huerfadrino.

¡Rojai! Misionero en Suazilandia, terrorista o campesino
Vende autos en Albania ¿Qué será de mi padrino?
Será gordo o será flaco, será tuerto o será chino
Se parece a Marlon Brando o se parece a Al Pacino.

Solo espero que algún día, se cruce por mi camino
Ni siquiera sé su nombre, ¿Qué le hablo? ¿Qué le digo?

Está preso en Ucrania o lo atropelló un Scania
Fue la cena de Hanibal o se lo comió un caníbal
Son las cosas del destino, ahora soy el Huerfadrino.

Con el tiempo aprendió, que el asunto da lo mismo
No me siento un ser extraño, solo no tengo padrino. Huerfadrino, no conozco a mi padrino. Son las cosas del destino, escucha lo que te digo. Me llaman el Huerfadrino.
¡Rojai!



Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar