Oración del dia

Oración diaria para el 4 de junio

violetas azules

El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡Muy grande es su fidelidad! Por tanto, digo: «El Señor es todo lo que tengo. ¡En él esperaré! ». Lamentaciones 3: 22-24

Amado Padre que estás en el cielo, te damos gracias por guiarnos a tus hijos, aquí en la tierra. Te agradecemos que pase lo que pase con nosotros, podemos tener alegría, una y otra vez, porque nos das lo que es bueno, aun cuando los tiempos son malos y cuando atravesamos por dolor y aflicción. Te damos gracias que tu bondad y fidelidad lo penetran todo, y que al fin, por fin, penetran nuestros corazones. Entonces podemos saber y regocijarnos que es tu Espíritu quien nos guía; podemos estar seguros que nunca estamos solos, sino que podemos recibir fortaleza para ayudarnos en la lucha y el arduo trabajo de la vida. Todo se hace fructífero por medio de tu ayuda: bien y mal, vida y muerte, salud y sufrimiento. Todo debe servirte mediante la obra de tu Espíritu. Amén.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar