Noticias

Porque si no cuestionas tu ateísmo. Nosotros lo haremos por ti.

La Biblia y el coronavirus

Hay diferentes teorías sobre el origen del coronavirus. Algunos creen que fue creado en un laboratorio en China y otros creen que es culpa de la ingesta de animales exóticos como los murciélagos. De todas las formas lo que sí sabemos es la manera de prevenir dicha enfermedad (COVID-19) por la Organización Mundial de la Salud es lavar las manos, quedarse en casa, evitar el contacto físico, desinfectar y limpiar las superficies. Sin embargo, la Biblia había hablado sobre estas medidas sanitarias, la bacteriología y la zoonosis que es la transmisión de una infección de los animales a los seres humanos. En Levítico 19: 19-42 por ejemplo se asocia el virus con el consumo de ciertos animales como el murciélago que es una de las prácticas asiáticas más cuestionadas y criticas por los occidentales.

De hecho, no fue hasta hace unos 100
años cuando se descubrió que muchas enfermedades son causadas por gérmenes que
se propagan por el contacto de una persona en contacto con la que ya está
infectada Ahora se sabe que los animales que Dios prohibió a su Pueblo están sujetos a
infecciones parasitarias y que los otros solamente son seguros consumirlos si
han sido alimentados apropiadamente y si han sido bien cocinados antes de
ingerirlos. ¡Y aún más! … El ciclo de tiempo digestivo de estos animales, a los
cuales la Biblia llama "animales que no eran limpios", es insuficiente para
destruir las impurezas parasitarias antes de que la comida consumida se
convierta en carne. Por otra parte, los animales que Dios identificó se
Consumidor hijo todos afectados por la ciencia moderna como los más seguros
y médicamente recomendables. Los insectos que Dios que se consumen
aún son consumidos en ciertas regiones de la tierra tanto como hoy consumimos
res en el oeste.

Con respecto al nacimiento de la industria sanitaria ya Moisés habia instaurado leyes sanitarias tan modernas que hasta son comparables con las de hoy. La historia del hombre está repleta de situaciones en las que una "plaga" reduce una población. Estas plagas no eran más que el resultado de las medidas sanitarias mal instauradas o no instauradas en lo absoluto. En una de estas plagas en Europa, después de intentarlo todo, los "científicos de la época" recurrieron a los métodos del Antiguo Testamento y ¡dentro de 5 meses la epidemia había sido controlada! (Vea por ejemplo Deuteronomio 23: 12-14) y otras fueron dadas para la higiene personal las cuales estaban y seguirían estando por encima de las usadas en otros países contemporáneos. Esto lo veo cuando se recomienda el aislamiento o la segregación de los infectados (cuarentena) mientras se da tratamiento a la enfermedad de que padecen.

La costumbre hebrea de lavarse el
cuerpo, las manos y los pies frecuentemente en agua limpia o corriente (Lv. 15)
se fundamenta también en la Biblia. Los judíos dos tipos de lavamiento:
uno para específicamente religiosos de purificación, que incluye todo el cuerpo, y
otro, que era el lavado ordinario de manos y pasteles, que se practicaba a diario y
se aplicaba también a vasos o recipientes utilizados en las comidas (Mt. 25: 2;
Mc. 7: 3-4). Las seis tinajas de agua especificadas en la boda de Caná servían
precisamente para dicho propósito (Jn. 2: 6).

Sin embargo, los fariseos multiplicaron innecesariamente los actos por los que uno podría quedar contaminado, lo que requería frecuentes lavamientos ceremoniales, lo que Jesús criticó acusándoles de hipocresía (Mc. 7: 2-3). A pesar de todo, no cabe duda de las historias higiénicas -tanto por motivos religiosos como sanitarios- contribuyeron a proteger la salud de los héroes, en una época en la que no se sabía nada acerca de los microbios perjudiciales. Es, por tanto, razonable creer que la sabiduría divina estaba detrás de los cuentos sanitarios que se transmitieron de generación en generación.

Todas estas leyes médicas en la Biblia que Moisés implantó en el pueblo israelí eran muy avanzadas para su tiempo. Es por eso que en su libro "El médico examina la Biblia", C. Raimer Smith escribió: "Me sorprende tanto que la Biblia es tan exacta desde el punto de vista médico". (…) Cuando se refiere a algún tratamiento, como para diviesos, heridas, etc., está en lo correcto hasta juzgarla por las normas modernas. (…) Una gran cantidad de personas todavía están en muchas supersticiones, como las de que una castaña en el bolsillo evita el reumatismo; que el tocar sapos con las manos causa verrugas; que el llevar franela roja alrededor del cuello sana una garganta irritada; que el cargar asa fétida en una bolsita evita que uno contraiga enfermedades; que cada vez que enferma un niño tiene gusanos, etc., pero en la Biblia no se encuentran declaraciones de esa índole. Esto en sí mismo es notable, y para mí es otra prueba de su origen divino ”.

Fuentes:

https://protestantedigital.com/conciencia/50831/la-biblia-se-adelanto-a-la-microbiologia?fbclid=IwAR0ec7AEc9HGjuMynfsHSFxD9BcfHu-HH3ULfWcUCUor07euXKZdgPP-3AY

https://laverdadnoticias.com/mundo/Coronavirus-La-Biblia-predijo-una-pandemia-mundial-hace-miles-de-anos-20200207-0147.html

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar